ChitréDiócesis

Llamado de amor a través de la radio

Sencillo pero contundente, así fue el llamado que recibiera una joven macaraqueña, quien escuchó un mensaje que removió su alma.

Su nombre es Jovana Raquel Hernández Cortés y nació el 20 de febrero de 1979. Sus primeros años en El Cedro de Macaracas, transcurrieron apacibles, realizando las actividades de cualquier chica: recibir educación, cumplir con sus deberes y pasar tiempo con sus ocho hermanos y sus padres, Juana y Orestes.

Pero un día de esos en los que uno piensa será igual que los demás, escuchaba a un sacerdote que celebraba una misa que era difundida por la radio. En esa transmisión desde Las Tablas, el presbítero lanzó unas preguntas que cambiaron el rumbo de su vida. El cuestionamiento fue: Quizás eres joven, estudias, estás cómoda en tu casa con tus padres pero te has preguntado, ¿Qué lugar ocupa Dios en tu vida?, ¿Te sientes realizado o vacío?, y… si te murieras hoy, ¿para dónde iría tu alma, qué has hecho tú por Jesús?

“Sus palabras me hicieron reflexionar y me dije, yo me siento bien, pero vacía con una vida sin un sentido y debo dárselo, la viviré por Cristo”, indicó Sor Jovana.

El día de Cristo Rey, tras un noviciado de cuatro años llegó ese momento, Sor Jovana de San Agustín, hizo su primera profesión temporal, opción que hizo libre y consciente, asumiendo públicamente los votos de pobreza, castidad y obediencia.

“Estoy feliz y realizada porque Cristo es el centro de mi vida y le ha dado sentido. Puedo decir como san Agustín: Jesús ahora a ti solo amo, a ti solo sigo y busco, a ti solo estoy dispuesta a servir”, afirmó.

Artículo anterior

El guerrillero que se confesó

Siguiente artículo

Acción significativa: Orar en comunidad por nuestro país