ActualidadColón – Kuna YalaDiócesis

Llevan el evangelio a las calles

El ministerio de música Shekhiná, nace el 23 de junio de 2012, integrado por Itzel Galván y Marcus Hamilton (Músico), con la misión inicial de evangelizar a través de la música en parroquias, jornadas de oración, retiros y otros.

Este ministerio tuvo sus inicios desde el año 2009, cuando el padre Teófilo Rodríguez, como asesor de la Renovación Carismática Católica de Colón (RCCC), invita a Itzel Galván y Vicente Atherly a ser parte del consejo de este movimiento renovado, asignándoles la coordinación de grupos de oración. Entonces crea el Círculo de Oración que llevaría por nombre TALITA KUM. Además de reunirse semanalmente para orar, compartir la palabra, alabar y bendecir al Señor, se encargaría de motivar la iniciación de otros grupos de oración dentro de la Renovación Carismática. Destaca Galván que un año después iniciaron con la ayuda de los Hermanos de la Fraternidad de la Divina Misericordia de los Sagrados Corazones de Jesús y María, el Ministerio de Jóvenes llamado C-millas de Cristo, y Ministerio de Niños C-millitas de Cristo, que se ejecutó durante tres años.

En el 2013, con el apoyo de Vicente Atherly, Sadhira Ashby de Rodríguez, David Donado y Lisiana Flores González, se inicia la organización del festival de música católica, con el propósito de llevar a Jesús a las calles, tal como nos exhorta el Papa Francisco “La iglesia debe salir a las periferias porque si no sale es como si fuera una ONG, y la Iglesia no lo es”.

A través del festival de música se busca que los hermanos con el don del canto y de la música puedan poner al servicio de la comunidad, sus talentos y de esa forma evangelizar al Pueblo de Dios. Fue oportuno permitir a las diferentes agrupaciones de la Diócesis para darse a conocer e informar a la comunidad de su misión.

El segundo festival de Música católica “Cristo es la luz” se llevó a cabo el 2 y 3 de enero del año 2015. A partir de entonces se llevaría a cabo ininterrumpidamente en los años 2016, 2017 y 2018.

Es así como con el fin de ir a la calle a anunciar el Evangelio de diferentes maneras, el Shekhiná posee un equipo de personas comprometidas con un ministerio de música, danza, dos grupos de oración e intercesión (Talita Kum y Espíritu Santo), que visita y ora por los enfermos.

Artículo anterior

Un rostro de misericordia cambió su vida

Siguiente artículo

Madres Maestras perseveran en su atención a la niñez excluida