Actualidad

Madres Maestras perseveran en su atención a la niñez excluida

Una experiencia que celebra en este 2020, 50 años en nuestro país, es la organización de las Madres Maestras que sostienen los Jardines de Párvulos de la Iglesia Católica (JAPIC), asumidos por 154 mujeres sencillas y comprometidas en la formación de la niñez más vulnerable y empobrecida.

Patricia Huctchinson, presidenta de las Madres Maestras a nivel nacional, informó que a partir de una serie de reuniones con monseñor Rafael Valdivieso, monseñor Manuel Ochogavía y monseñor José Domingo Ulloa, han iniciado una nueva etapa que les permitirá renovar y reestructurar esta obra de la Iglesia.

Como resultado establecieron su hoja de ruta que contempla el diagnóstico de cómo están las Madres Maestras -padres maestros y las instaciones de los JAPAIC. Esta información se obtuvo a través de encuestas aplicadas a nivel nacional, explicó Huctchinson.

Agregó que en estos momentos se encuentran revisando los estatutos de la Organización de Madres Maestras y de los JAPAIC, a fin de adecuarlos a las nuevas demandas actuales y según las normas de la Iglesia Católica.

Obispos apoyan gestión

Para monseñor Manuel Ochogavía, obispo de Colón-Kuna Yala, donde hay una fuerte presencia de las Madres Maestras. Existe una disposción de la directiva y de las Madres Maestras, así como de la Conferencia Episcopal Panameña, para un trabajo en comunión, fortaleciendo la identidad y los vínculos de esta obra que siempre ha sido parte importante de la Iglesia Católica en Panamá.

Por su parte Mons. José Domingo Ulloa, arzobispo Metropolitano, destacó que las Madres Maestras siempre han sido parte de la Iglesia. “Se vive un gran gozo al ver su resurgimiento, la intención de reiventarse y adecuarse a los cambios de la nueva época”, dijo.

Lograr el reconocimiento en las estructuras parroquiales y pastorales para un trabajo en comunión; renovar el convenio de reconocimiento en el sistema educativo por parte del Ministerio de Educación, son desafíos que enfrentarán las Madres Maestras junto a los obispos panameños.

Artículo anterior

Llevan el evangelio a las calles

Siguiente artículo

Nuevo centro de recuperación para tratar adicciones