ComunidadParejas

Los matrimonios se reinventan en las crisis

Carlos Herrera  @mejorpareja.mejorfamilia

Todas las parejas atraviesan conflictos y crisis que mueven sus bases por situaciones internas o externas. Cuando nos damos cuenta de los cambios negativos en la dinámica matrimonial, es cuando podemos enfocarnos en la búsqueda de las opciones para transformar la realidad. 

El concepto de reinventarse es sencillo y aplicable a la vida conyugal, siendo la eliminación de las acciones o factores que causan deterioro de la relación y la incorporación de nuevas herramientas o estrategias que suban los niveles de salud dentro de la vida matrimonial.

Hacerlo trae infinitos beneficios, como la superación de los miedos, replantear ideas y concepto, transformar objetivos matrimoniales, modificación de comportamientos, es decir, un reto de crecimiento personal y conyugal. 

Es posible superar con éxito las crisis en las parejas, es cuestión de saber a donde enfocamos nuestros pensamientos.  ¿En el problema o en la solución?

Plantearse nuevas estrategias es el resultado de un ejercicio de mi voluntad, es decir, sucede porque así lo deseo, porque veo en esto la manera de dar un giro importante a mi dinámica conyugal. 

Miremos ejemplos de matrimonios que se han reinventado para obtener resultados diferentes, será una fuente de inspiración para darnos cuenta que nuestro matrimonio puede ser diferente.

Cita para iluminar:No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. (Rm 12,2)

Algunas recomendaciones 

  • Encontrar la situación que se desea modificar:   identificando esta situación y teniendo ambos la disposición para el cambio, el camino será con mayor enfoque. 
  • Tiempo en parejas a solas: procuren tiempo de calidad en pareja, prestando toda tu atención y escucha. Un momento romántico, una conversación profunda.
  • Aprende a Comunicarte:  abre espacio a la comunicación basada en las emociones, mejorando el “cómo” decimos las cosas. Evita las palabras “siempre” y “nunca”.
  • Haz de tu pareja tu mejor amigo(a):  sustenten el amor desde la comunicación y la confianza, disfruten el tiempo juntos.
  • Mantén encendida la llama de la pasión: la dinámica sexual también es prioridad en la vida conyugal, aumenten el contacto físico abrazos, caricias, por esta vía también se alimenta la relación de pareja.
  • Dinamizar la fe: dejar atrás aquello que nos impide tener una conexión íntima y profunda con Dios y abrir espacios para la vida espiritual, inclusive incorporarme a movimientos matrimoniales de nuestra Iglesia.
Artículo anterior

Dejarse guiar hoy por el Espíritu Santo Paráclito

Siguiente artículo

La misión continúa desde casa