ChitréDiócesis

“Mi casa es tu casa”, un lema que se hace realidad día a día

La diócesis de Chitré se prepara a recibir unos 20 mil peregrinos provenientes de todas partes del mundo, por lo que los feligreses de las 23 parroquias se están esmerando para preparar una acogida que los haga sentir cómodos, como en su casa.

El sábado pasado, mientras que un numeroso grupo de jóvenes se capacitaba en las instalaciones de la Universidad del Trabajo, de Chitré para perfeccionar los aspectos relativos a la organización de las actividades y los modales de cómo recibir, acompañar y orientar a los peregrinos, otro grupo de delegados parroquiales se reunía en la sede JMJ para revisar, juntos a Sor Esther Rodríguez, Coordinadora diocesana, los detalles de la distribución de los peregrinos entre las diferentes comunidades con base a la cantidad de integrantes de cada grupo visitante y la disponibilidad de las familias de acogida de cada parroquia.

Cabe resaltar una vez más que todo el proceso de asignación de los peregrinos a las familias de acogida sigue un estricto protocolo, previamente concordado con las autoridades de salud y los responsables de la seguridad como Policía y Cuer-po de Bomberos.

Entre los aspectos que se han revisado en la reunión está el tema de la higiene y las condiciones de las casas, así como la certificación, con el permiso de manipulación de alimentos para todas aquella personas que se dedicarán a la prepara-ción de la comida durante los días en la diócesis.

Una comisión constituida en cada parroquia ha visitado una por una las familias que han ofrecido su disponibilidad, revisando las condiciones higiénicas generales, los baños, los cuartos y los espacios reservados a los peregrinos dejando sugerencias y orientaciones.

Por lo general, todos los delegados han reportado una disponibilidad grande y una preparación adecuada por parte de las respectivas comunidades que aseguran estar bien preparados para recibir a los jóvenes en enero del 2019.

Artículo anterior

Su primera vez en el pre escolar

Siguiente artículo

Ser hombre no ha pasado de moda