ComunidadFamilia

Su primera vez en el pre escolar

El preescolar ofrece muchos beneficios: puede ser un excelente lugar para que los niños interactúen con pares y aprendan lecciones de vida valiosas, como saber compartir, esperar su turno y seguir reglas. También los puede preparar para el jardín de infantes y la etapa posterior. Pero ir al preescolar conlleva su buena cuota de emociones, tanto para los padres como para los niños. Para un pequeño, el ingreso a un nuevo entorno pre-escolar, lleno de maestros y niños desconocidos, puede causar ansiedad. Cuanto más cómodo esté usted acerca de la decisión y cuanto hacerse el entorno para su hijo, menos problemas enfrentarán usted y su pequeño.

Cuando entre a la sala el primer día, con tranquilidad presente el maestro a su hijo; luego tome algo de distancia para que el maestro pueda comenzar a establecer una relación con el niño. Su aprobación del maestro le mostrará a su hijo que se sentirá feliz y seguro al cuidado de él.

Si el niño se aferra a usted o se niega a participar en la clase, no se moleste, ya que el niño podría molestarse más. Las sugerencias para dejar a los niños en el preescolar son sencillas, pero pueden ser difíciles para los padres. Siempre despídase de un modo cariñoso, pero luego de hacerlo, debe irse enseguida.

Nunca se marche a escondidas; aunque parezca tentador, marcharse sin despedirse puede hacer que los niños se sientan abandonados, mientras que una despedida prolongada solo podría servir para reforzar la sensación del niño de que el preescolar es un lugar malo.

Artículo anterior

Educando ciudadanos con valores cristianos y alta sensibilidad social

Siguiente artículo

“Mi casa es tu casa”, un lema que se hace realidad día a día