salud

¿No quiere estudiar? Quizás su hijo necesite anteojos

La visión es fundamental en la cadena del aprendizaje, por ser una de las vías de entrada de la información.

Diamar Díaz Nieto

¿Tiene bajo rendimiento escolar difícil de explicar? ¿mala escritura a mano? o ¿se distrae mucho al leer o escribir? Quizás su hijo esté presentando algún problema visual y necesite usar anteojos.

La visión es fundamental en la cadena del aprendizaje, por ser una de las principales vías de entrada de la información, de allí su importancia en este proceso de adquirir conocimientos.

El médico oftalmólogo pediátrico Félix Ruiz, jefe de los servicios de oftalmología del Hospital de Especialidades Pediátricas “Omar Torrijos Herrera (HEPOTH)”, explicó que hay detalles que deben observarse para descubrir si su pequeño debe utilizar este objeto para corregir defectos de la visión.

Indicó que un síntoma a observar es si el niño busca acercarse demasiado y en forma reiterada a la pantalla del televisor, de ser así quizás necesite lentes.

Otra señal es en que está a dos o tres metros de distancia. Precisó que el infante podría estar sufriendo un defecto refractario como es la miopía.

Explicó que el niño miope realiza esta acción de entrecerrar los ojos, para concentrar la luz y las imágenes.

En el caso que experimente fatiga ocular, destacó que se podrá notar, por ejemplo, que se le desenfoca la imagen, sufre dolor de cabeza o parpadeo exagerado. “Todos estos pueden ser signos para llamar la atención de sus padres”. Ante estos casos, acotó que, de observar estos cambios tras obtener cita y referencia del pediatra, debe ser llevado donde un médico oftalmólogo o un optómetra, quien determinará si debe usar anteojos, por lo que le entregará una receta de medida de vista.

El HEPOTH ofrece entre sus carteras de especialidades el servicio de oftalmología, quienes a través de su experiencia y calificación pueden tratar diferentes condiciones que afecten los ojos de sus pequeños pacientes, a través de exámenes de la vista, atención de lesiones en los ojos, diagnóstico de problemas y cirugías, entre otras asistencias.

Cuidados adicionales

Se deben tomar descansos periódicos al usar la computadora.

Redacción

El estar todo el día pegado a las pantallas no es bueno, hay que alternar actividades diferentes. Cuando estén viendo la tele o jugando a los videojuegos, es bueno hacer descansos para que los pequeños fijen la vista en otros sitios, en puntos más alejados.

Un hábito perjudicial es el de tocarse o restregarse los ojos con las manos sucias, por lo que habremos de enseñar a los niños a evitar ese gesto y a lavarse las manos con frecuencia y siguiendo la técnica adecuada.

Es primordial cuidar que en casa haya la luz necesaria, sobre todo cuando el pequeño dibuje, vea la televisión, juegue o simplemente esté cenando para que no tenga que forzar la vista. Es necesario que la luz no provenga de un solo punto, muy focalizado.

Los chicos no saben por experiencia que tienen mala visión, y tampoco es una pregunta que surja de manera espontánea, a menos que el pequeño haya manifestado alguna molestia en voz alta, por eso es importante que los padres estén pendientes de estos detalles. 

Artículo anterior

El síndrome de la maledicencia

Siguiente artículo

Mantengamos nuestra Iglesia en pie