DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Oración y testimonios de fe

Los jóvenes de la Pastoral Juvenil de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús de El Empalme, celebraron su jornada de oración por la Jornada Mundial de la Juventud 2019.

Su trabajo en equipo deja en evidencia el liderazgo, compromiso y sentido de pertenencia de los jóvenes que han asumido el desarrollo de las catequesis preparatorias y de formación, los cuales rinden frutos que se ven reflejados los días 22 de cada mes cuando se hacen estas plegarias. Esa fórmula de fe marca un modelo para los jóvenes que responden al llamado de Dios, que han recibido desde que recibieron el bautismo.

Vivencia y conversión

José Torres Moreno tiene 18 años de edad. Durante esta jornada de oración compartió su testimonio en el que relató que desde su niñez sus padres le inculcaron la fe católica, pues ellos se formaron en ella y actualmente asisten a la parroquia Sagrado Corazón de Jesús.

Su hermana era miembro de la Pastoral Juvenil, esto le motivó a pensar que cuando fuera grande tendría el deseo de participar y ser miembro de ella.

Viajaba mucho a David, Chiriquí y a pesar de querer lograr ese deseo, no lo concretaba. Hubo un año en que se dijo a sí mismo “tengo que cambiar” e ingresó a la Pastoral Juvenil, pero atravesaba por una etapa de rebeldía. Sin embargo, al estar en la Iglesia e ir escuchando la Palabra, se sentía más cercano a Dios y gracias a ello, ese comportamiento lo fue superando.

Al asistir al Encuentro Nacional de Renovación Juvenil en Chitré, en un momento de oración pasó al frente. Él necesitaba perdón y lloró pidiendo a Dios que le ayudará, que lo calmará, de pronto todo quedó en paz y dejó de llorar.

Sin saber qué le sucedía, sintió un calor y en una introspección preguntó, ¿eres tú Dios? ¿Por qué ya no lloro? En ese momento pudo sentir que había sido perdonado…sanado. No había lágrimas, a partir de ese momento, inició un cambio dentro de él.

Desde entonces ora en casa, es coordinador de la Pastoral Juvenil, muchas puertas se le han abierto. Vive dando gracias a Dios por todo lo que ha logrado experimentar en su vida.

“Algo muy malo que antes tenía, era que me daba pereza ir a a Iglesia, no quería ir, me ponía rebelde con mi mamá; pero ahora no lo soy, soy una persona más activa quiero asistir, todo lo que tenga que ver con la Iglesia me gusta”, explicó José.

Relató a los jóvenes que antes iba al colegio solo por ir, no había compromiso en él, por ende, perdió el año escolar; no obstante, tomó conciencia de su error y con la ayuda de Dios poco a poco ha superado todo.

“Es ahora cuando veo el sacrificio de mis padres por darme una educación, de lo importante que es ser buen administrador y saber valorar las cosas y sobre todo el apoyo de nuestros padres. Dios ha hecho muchos cambios en mí y le doy gracias porque sin Él no soy nada”, enfatizó.

Finalmente dijo que, la peregrinación de los símbolos de la JMJ ha provocado mayor integración de los jóvenes a la Pastoral Juvenil. “Fuimos a entregar los símbolos de la JMJ y estamos agradecidos con Dios por tan linda experiencia y haber compartido una noche en la vigilia en la que nos quedamos a dormir en la parroquia, experiencia que no se vive todos los días”, puntualizó.

Artículo anterior

Segundo encuentro de formación de ecología integral para laicos

Siguiente artículo

Cambiando un momento de   angustia por entusiasmo y alegría