Laicos

Palabras griegas: jófague y jotrogon

Cristo dijo que debemos comer su carne y beber su sangre para obtener la vida eterna. El Evangelio usa la palabra griega: jófague para referirse a “comer”, porque realmente Jesús estaba diciendo que debían comer su carne. (Jn. 6, 53)

La muchedumbre entendió perfectamente lo que Cristo decía y no fue de su agrado esa invitación a  comer carne humana. Pero Jesús no retrocedió en su enseñanza, sino que fue más enfático, aquí el Evangelio cambia y usa la palabra griega: jotrogon, que significa: masticar, o sea triturar con los dientes. (Jn. 6, 54)

Los que permanecimos al lado de Cristo, hemos podido comer su cuerpo y beber su sangre cada vez que participamos de la Eucaristía.

Desde aquel momento cientos de seguidores abandonaron a Cristo, porque no aceptaron la idea de masticar la carne de Jesús para comerla. (Jn. 6, 66). Aquellos que abandonaron a Jesús, no tuvieron la dicha de comer la carne y beber la sangre de Cristo, la cual se da en cada Eucaristía,  pero los que permanecimos al lado de Cristo, hemos podido comer su cuerpo y beber su sangre cada vez que participamos de la Eucaristía.

El Evangelio  en griego registra las palabras de Cristo durante la última cena: touto estin to soma mou, o sea: esto es mi cuerpo (Lc.22, 19) Hoy día, muchos seguidores  de Cristo no aceptan el verdadero cuerpo y sangre de Cristo, porque consideran que solo son simples símbolos, aunque el Evangelio nos asegura que su carne y su sangre son verdadera comida y bebida. (Jn. 6, 55) Cristo está presente en el Santìsimo Sacramento del altar.

Artículo anterior

Con permiso, Dios

Siguiente artículo

Fraternidad y migraciones