ComunidadJóvenes

Pandemia: ¿Oportunidad o desgracia?

Estefany Rodríguez 

Los primeros descubridores de América utilizaban las estrellas para guiarse, el período más fácil para navegar era la noche.

Nuevamente hablemos de la esperanza, ver las cifras cada vez más altas del coronavirus y los noticiarios llenos de reportajes sobre esta enfermedad, nos llevan una vez más a preguntarnos: ¿por qué Dios permite la pandemia? 

Como joven católica, es mi deber recordarte que ¡Dios nos ama! Lo demostró en la cruz hace tantos años y nos lo recuerda todos los días desde que nos levantamos. 

¿No me crees? ¡Te reto a poner atención a los detalles! 

Hace unos días celebrábamos a la Virgen María Reina de la Paz, esa advocación que nos recuerda que la batalla ya está ganada. Ella nos enseña a no estar tristes porque nos espera una vida mejor en los cielos. 

Nuestro problema es que estamos mirando constantemente al suelo o a nuestro alrededor en lugar de mantener nuestra mirada en los cielos, eso sí, con los pies en la tierra, pero enfoquemos hacia arriba.

Cuando entendamos, realmente, que no es importante preocuparnos por la ropa que usemos, si manejamos carro o no, a que escuela vamos o cuánto ganamos. Recordemos cuando Jesús dijo que no atesoraramos tesoros en la tierra porque se llenan de moho; los tesoros en el cielo son eternos. (Mateo 6:19-34).

Esta pandemia nos está dando la oportunidad de compartir en familia, estar en casa, rezar más, amar más, descubrir quiénes somos y cuál es nuestra misión en esta tierra. 

Que en medio de nuestra noche oscura, la Virgen sea esa luz que nos guíe para encontrar nuestro camino. 

Artículo anterior

EL CARÁCTER APOSTÓLICO DE LA IGLESIA

Siguiente artículo

“LA NIÑA ANITA”