ActualidadDiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Parejas fortalecen su matrimonio

La parroquia de San José, ubicada en Chiriquí Grande, realizó el primer Encuentro de Parejas bajo el lema: “Como yo os he amado”, con la participación de 15 matrimonios de distintas comunidades y dirigido por los esposos Albis e Isis González y Argelia y Samuel Bauler, quienes integran el Movimiento Encuentro Matrimonial Mundial.

Este encuentro, efectuado del 31 de enero al 2 de febrero ofreció diversos talleres sobre experiencias de vida en el matrimonio dado por Dios como un don maravilloso.

Contó con la participación del padre Juan Solís, párroco de la iglesia de San José.

Argelia Bauler dijo que, “los primeros talleres, que se realizaron en la capilla San Juan Bautista en Rambala y el cierre que se hizo en la parroquia San José después de la misa, permitieron transmitir que la vida matrimonial es muy importante a pesar de las dificultades.

“El matrimonio no es de una persona, sino de dos, que tratan de amarse y compartir toda su vida en armonía juntos”.

Explica Bauler, que la pareja debe darle brillo al matrimonio, para así ser luz ante las situaciones vividas en momentos de crisis e invocar al Espíritu Santo, quien nos guiará para salir adelante.

El padre Juan Solís expresó que el encuentro fue un éxito, porque asistieron familias con necesidad de seguir fiel al sacramento y más a Dios en sus promesas. Acudieron parejas comprometidas con la Iglesia, para dar testimonio de su matrimonio y en los talleres aprendieron a utilizar técnicas sencillas de solución de conflictos que les ayudarán a fortalecer su relación, especialmente en la comunicación.

Destaca Albis González que el problema más común en el matrimonio es la falta de comunicación, algo común, pero no es motivo de discordia para sufrir y alejarse de la pareja. Siempre existirán estas problemáticas que pueden en ocasiones ayudar a los esposos a conocerse más.

Señala González, que sí se puede avanzar en la pareja y luchar a pesar de las adversidades, pero esto dependerá de los dos. “En las Sagradas

Escrituras, Dios nos habla, somos nosotros los que debemos escucharlo y alimentarnos de su Palabra para llegar a la fidelidad matrimonial”.

El sacerdote dijo que una de las misiones más urgentes de la Iglesia, en esta época, es la familia y comienza con la pareja. Cuando la relación camina iluminada y centrada en el Señor, entonces va ir bien. El matrimonio y la familia son las primeras instituciones creadas por Dios, las más atacadas por el demonio en muchas instituciones y organizaciones que intentan destruirlo.

Samuel Bauler asegura que, el matrimonio vale la pena desde el momento en que Dios nos permitió conocernos y unirnos. “Nos ayuda a comprendernos, ya que los dos nos necesitamos en todo.

El testimonio más ejemplar, es la Sagrada Familia”. Puntualizó Bauler que hay que vivir con alegría, siendo luz en medio de una sociedad apática y con esto demostrarles a los jóvenes que sí vale la pena vivir en gracia de Dios en el matrimonio. “Tenemos que ser portadores de felicidad en el matrimonio y ser mensajeros de Dios”. 

Artículo anterior

La creación en nuestras manos

Siguiente artículo

Misioneros Cristo Sana llevan atención médica a La Peñita