Comunidad

Pioneras de la evangelización y al servicio de los más pobres 

En este artículo hacemos referencia de la Congregación Religiosa Compañía de la Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl que habiendo llegado al Istmo panameño el 29 de junio de 1875, se constituyó en la primera Congregación Religiosa, Católica, Femenina que se estableció en Panamá, y desde entonces nos quedamos en suelo patrio para siempre, aún haciendo frente a las inconveniencias del Siglo pero unidas a nuestros logros patrióticos, impulsadas por el amor a Dios y el deseo de servir a imitación de nuestro Señor Jesucristo, según el carisma de San Vicente y Santa Luisa de Marillac en el que se debe preferir a los pobres sirviendo con amor, humildad, sencillez, esmero y constancia. 

De esta congregación, Sociedad de vida Apostólica de Derecho Pontificio, denominada Compañía de las Hijas de la Caridad de S.V.P., pioneras de la evangelización y servicio en la docencia y la acción social en Panamá por 144 largos años, aun se conservan en el pleno ejercicio de sus funciones y misión: En Panamá, Hogar Monerri en el Chorillo, Hogar San José de Malambo en Arraiján y Hogar Bolívar en Juan Díaz. En Colón: el Complejo Es- cuela Básica y Hogar San Vicente de Paúl y el Hogar Santa Luisa en Pilón. En David, Chiriquí, la Escuela Básica y Hogar de la Medalla Milagrosa. 

Sus obras se han sostenido gracias al interés, dinamismo, y esfuerzo de las Hermanas de la Congregación, y a la generosidad de personas bondadosas que se han identificado y solidarizado con los más necesitados, junto al apoyo de algunas entidades gubernamentales que han aportado ocasionalmente parte de los fondos y bienes necesarios. 

Por ello, al conmemorar este 144 aniversario de su servicio en Panamá es motivo también para expresar nuestro agradecimiento a todas las personas amigas, bienhechores e instituciones que de una u otra forma han colaborado. El que da al pobre, da a 

Dios. Que la Divina Providencia derrame sobre todos, y en mayor medida, la abundancia de sus bendiciones. 

Para esta congregación, Compañía de las Hijas Caridad de S.V.P., y sus Hermanas integran- tes, luchadoras y perseverantes 

va nuestro saludo y respeto. Que Dios les permita, con las presentes y nuevas vocaciones, continuar su servicio según el llamado de Jesucristo, con gran empeño y entrega; amadas de nuestro Padre Dios e iluminadas por el Espíritu Santo. ¡Feliz Aniversario! 

Artículo anterior

El sacramento del matrimonio 

Siguiente artículo

Los milagros siempre tienen un fin espiritual