Colón – Kuna YalaDiócesis

Psicológos: pieza requerida en la Iglesia 

El trabajo pastoral de la iglesia de Colón se fortalece con el aporte científico y profesional de los psicólogos quienes se enfocan en desarrollar en el ser humano la madurez personal y psicológica para alcanzar un mejor desenvolvimiento personal del individuo, ciencia que repercute en la formación pastoral, de la familia, la juventud y la niñez, dentro de la iglesia. 

El pasado 22 de junio fue celebrado el día del psicólogo en la parroquia San Vicente de Paúl, en la comunidad de Arco Iris. con una misa presidida por el padre Elkin Núñez, donde reconoció el valioso papel que juegan estos profesionales en las tareas pastorales de la iglesia. 

“Por ejemplo en esta parroquia, el trabajo de la psicología es va- lioso porque atiende las catequesis prematrimoniales a cargo del psicólogo, Jorge Lewis. Mientras que en la parroquia Virgen de Fátima –ubicada en la Barriada Juan Demóstenes Arosemena– tienen un apoyo organizacional atendiendo diversos grupos de niños, jóvenes y adultos”, destacó el sacerdote. 

Para la psicóloga y catequista de la Jackeline Tuñón, el papel de los psicólogos es importante dentro de la iglesia, porque pe mite detectar situaciones especiales, condiciones emocionales, que pueden ser atendidas en tiempo oportuno para ayudar a niños y adultos. 

Destacó Tuñón que con la experiencia y orientación de la psicología, se pueden ayudar a los padres para que logren atender la conducta de sus hijos, con una buena comunicación y con las herramientas necesarias para que aprendan y conozcan un poco más de Dios y sanen sus situaciones emocionales. 

El experto Jorge Lewis agregó que la psicología permite desarrollar unas catequesis de acuerdo a las necesidades de los niños y los padres de familia, además que ayuda a mejorar la experiencia de fe y a trabajar la parte emocional y afectiva de las familias. 

Lewis junto con otros compañeros tiene el sueño de crear un pequeño centro llamado “Creciendo en el Amor de Dios”, donde se busca brindar una atención psicológica y de consejería, para atender problemas que sirven de complemento al trabajo espiritual de los sacerdotes. Proyecto que está pronto a ponerse en ejecución. 

La psicóloga Yanelis Molina, asegura que el proyecto de Renovación Urbana de Colón, dentro de su diseño contempló realizar un programa de gestión social, mediante un Plan de Integración Humana. 

“El papel del psicológo en este proyecto es diseñar, desarrollar proyectos en beneficio de la salud mental de la comunidad, sobre todo de aquellos que atraviesan situaciones de riesgo social, que tengan una oportunidad de cambio y que esos cambios fortalezcan a sus familias”, explicó Molina. 

Estos profesionales atienden las necesidades que les son referidas en casos de niños, jóvenes y adultos, de los diversos grupos y pastorales, con una atención individual. 

El trabajo de los psicólogos en algunas comunidades de la Diócesis de Colón-Kuna Yala, está ligado al proyecto “Amor que Sana”, que consiste en formar parejas para trabajar con otras parejas, con atenciones individuales o con la familia completa, trabajos que realizan a solicitud personal o de algún sacerdote, explica el padre Elkin Núñez. 

“Este es un servicio que incluso dentro de la pastoral familiar es acogido como parte del trabajo de la iglesia con las comunidades, esas carencias que no son vistas desde el lado espiritual son miradas por los psicólogos quienes apoyan con sus conocimientos a quienes lo requieren”, concluye el padre Núñez. 

Artículo anterior

Caminata por la Familia 

Siguiente artículo

María, “la influencer de Dios” recorrerá toda Latinoamérica