ComunidadParejas

Que la rutina no se instale en tu relación de pareja

Quien busca construir un matrimonio feliz, probablemente ya ha entendido que el amor es la base de todo. Por su propia naturaleza, es fuerte, dinámico, creativo y, por eso, nos pone siempre en movimiento.

Sin embargo, para mantener encendida la llama del amor entre la pareja, es necesario estar atentos a algunos aspectos importantes, y uno de ellos es huir de la rutina.

La relación pasa naturalmente por fases, por ejemplo, el enamoramiento es un tiem-po lleno de descubrimientos, generalmente marcado por la jovialidad de la pareja con innumerables opciones de actividades, y donde sobra poquísimo tiempo hasta para pensar en la rutina.

Después, viene el noviazgo con las reali-dades propias de esa fase, donde el conoci-miento se profundiza y ya surgen las ideas para la construcción de la fiesta de bodas, etc., es también muy raro que la rutina alcance a la pareja en esta época.

Incluso en los primeros meses o años de casados el clima de descubrimientos y en-tusiasmos mantienen la relación en estilo “luna de miel”. 

Después, viene el embarazo, los hijos, y las ocupaciones cambian el foco. Ahí, si no estamos atentos, la rutina se instala y pue-de socavar las estructuras que el amor llevó tanto tiempo en consolidar.

Entonces, surge la pregunta: ¿cómo huir de la rutina en el matrimonio? Existen mu-chos pasos que pueden darse, pero es importante que ambos, marido y mujer,  pongan de su parte para que el matrimonio siga siendo fecundo, feliz y renovado como al principio cuando sus miradas se cruzaron por primera vez.

 Pequeños gestos que ayudarán

ALETEIA.ORG. Pequeños gestos que ayudarán Cada persona es única y su manera de amar

 

y demostrar amor también son exclusivos, por eso compartir es fundamental. Empieza por una buena conversación con tu pareja respecto a la relación. 

Cuidar el matrimonio es como cultivar una planta: la recibes linda y llena de vida, y si sigues cuidando de ella de manera adecuada, cierta-mente vivirá bien y florecerá frente a tus ojos. 

Hablen, escuchen, mírense a los ojos y estén juntos sin compartir el tiempo con nadie, incluso con el celular, que además, ha robado un tiempo de calidad que el amor merece.

Cuando tengan hijos y el dinero sea poco, salir juntos, aunque sea para tomar un refresco en la esquina, es una de los mejores consejos para salir de la rutina.

Para ello, prográmalo: vístete bien, usa un buen perfume y ve con buena disposición, de corazón abierto, pensando en la felicidad que es amar y ser amado.

Artículo anterior

Espacios formativos de catequesis en FETV y Radio Hogar

Siguiente artículo

El pesimismo no viene de Dios