Actualidad

Que los esposos vivan su sexualidad feliz y sanamente

“El Dr. Jonh Billings fue uno de los primeros en señalar que muchos
de los métodos artificiales para evitar el embarazo son ‘inmorales y perjudiciales’ para el bienestar mental y físico de las personas que lo usan,” señaló Mariela Jules, encargada del Programa de Planificación Familiar de la Arquidiócesis de Panamá.

La doctrina de la Iglesia a través de la Encíclica Humane Vitae considera que el uso de los anticonceptivos puede “abrir el camino” a la infidelidad conyugal y a la degradación general de la moralidad. Resalta también la vulnerabilidad del hombre y el peligro que corre la juventud al recurrir a estos métodos como una alternativa fácil

A la vez establece el documento publicado el 25 de julio de 1968, que la mayoría de las prácticas anticonceptivas hacen caer toda la responsabilidad sobre la mujer, sin preocuparse de su equilibrio físico y psicológico, viéndola como un instrumento para goce egoísta y no como una compañera, respetada y amada. ¿Pero cuáles son esos métodos anticonceptivos artificiales?

Por su parte el Papa Francisco, en la exhortación apostólica Amoris Laetitia, no aborda de manera fehaciente la noción de pecado en torno al uso de estos métodos, pero critica las campañas “coercitivas” de fomento del uso de anticonceptivos por parte de los gobiernos, englobadas en una peligrosa “mentalidad antinatalista”. El Santo Padre fustigó con dureza el concepto de sexo seguro, al señalar muy a su manera pastoral que no se trata de una batalla, “Como si un posible hijo fuera un enemigo del cual hay que protegerse”.

Galería peligrosa
De acuerdo con Jules los métodos anticonceptivos se clasifican en tres tipos: hormonales, intrauterinos, condón/diafragma, y quirúrgicos. Los métodos contraceptivos artificiales son los que impiden a través de un método físico o una barrera, que el espermatozoide fecunde el óvulo. En la clasificación de hormonales aparecen la píldora, las inyecciones, los parches, el norplant,etc. Según Jules estos métodos alteran la ovulación o endurecen la mucosidad de forma tal que se hace impenetrable para los espermatozoides, o evitar la implantación del óvulo fecundado. La responsable del programa sostiene que estas alternativas son abortivas y en efecto matan al nuevo ser humano y dañan la salud. Estos son medicamentos compuestos por dos hormonas distintas, estrógenos y gestágenos, que lo que hacen es modificar el funcionamiento normal del ovario alterando la ovulación,
además de causar otras modificaciones del aparato reproductor femenino. Hay que señalar que ante las críticas y evidencias, a través de los años se han ido modificando las dosis para disminuir los efectos que producen el consumo de estos medicamentos.

Entre los dispositivos intrauterinos menciona: el Espiral, la T de cobre, el anillo, entre otros quye alteran la composición interna del útero y no permiten la implantación del óvulo fecundado en la matriz. Enfatizó que son abortivos y en efecto matan al nuevo ser humano y dañan la salud.

Mientras que con el condón y el diafragma, el acto sexual no queda abierto a la transmisión de la vida, ya que pone un obstáculo directo entre la semilla del hombre y de la mujer, impidiendo una relación sexual completa, como se plantea en el sacramento. En cuanto a los métodos quirúrgicos destacó la vasectomía en el hombre y el salping en la mujer. Señaló que ambas mutilan el cuerpo y pueden traer otras consecuencias nocivas, especialmente problemas psicológicos en ambos.

Discernir
De acuerdo con Jules para poder utilizar como cristianos un método de planificación familiar debemos tener en cuenta los siguientes aspectos: que no cause aborto; que no cause daño a la salud; que no cause esterilidad y, además, debe considerarse que la
responsabilidad sea compartida.

Explicó que si son abortivos, se iría contra el mandamiento de la vida. En el caso de las cirugías causarían daño a la salud porque se mutila un órgano sano, que no tiene por qué ser mutilado, debido a que no está enfermo. Igualmente pueden causar esterilización. Hoy en día hay muchas parejas que no pueden tener hijos porque han estado consumiendo medicamentos de alto grado hormonal y le alterar todo el sistema reproductivo, explicó.
En cuanto a la responsabilidad compartida, explicó que en la mayoría de los métodos artificiales la decisión recae sobre la mujer: ella es la que se toma la pastilla, ella es la que se pone la inyección, ella es la que se pone la T de Cobre. Mientras que en el hombre
son aplicables dos métodos, la vasectomía y el condón; mientras que la salud y la vida de la mujer siempre están en riesgo.

Una alternativa
El documento Humane Vite ve con buenos ojos el uso de los métodos naturales, citó Jules: por consiguiente, si para espaciar los nacimientos existen serios motivos derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges, o de circunstancias exteriores, la Iglesia enseña que entonces es lícito tener en cuenta los ritmos naturales inmanentes
a las funciones generadoras para usar del matrimonio sólo en los periodos infecundos ,y así regular la natalidad.

“En ese tiempo de fertilidad no se podrá tener el acto de donación para posponer el embarazo, tiempo de espera que no es tan fácil para el hombre, y tampoco para la mujer. En ese lapso el hombre pone 50% de responsabilidad con la abstinencia. Por tu salud, porque te amo, yo espero esos días para posponer ese embarazo, porque es tanto la responsabilidad tuya como mía”, relató Jules.

En este sentido, el Método de Ovulación Billings (MOB) que implementa la Iglesia enseña los métodos naturales que se pueden utilizar para lograr o posponer un embarazo. Estos métodos están basados en el conocimiento de las fases fértiles e infértiles que
ocurren naturalmente en el ciclo
reproductivo de la mujer.

Jules deja claro que el MOB no es lo mismo que “EL RITMO” el cual está basado en un estimado numérico para calcular el tiempo de la ovulación.

“Las parejas que usan el MOB pueden observar fácilmente los signos y síntomas físicos producidos por el cuerpo de la mujer. Estos signos son indicaciones muy confiables de las fases fértiles e infértiles en la mujer. Las parejas que aprenden a observar, anotar e interpretar estos signos pueden usar el MOB con mucho éxito para poder determinar cuándo puede y no puede ocurrir un embarazo durante los ciclos menstruales de la mujer”, resaltó. Aclaró que el MOB es completamente natural y no compromete por el uso de ninguna droga, medicamento o dispositivo. Esta técnica es segura y no tiene ningún efecto secundario. Con este método la pareja se auto-conoce y adquiere un gran valor porque les ayuda a mantener una buena salud y comunicación.

Artículo anterior

Ruegan a Dios por la salud del padre Rómulo

Siguiente artículo

Congreso en torno a pastoral de turismo