Acción sugerida

Que se note a Dios vivo en tu realidad

Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía también vuestra fe.” (1 Cortintios 15: 14) Este versículo de la Carta de Pablo a los fieles en esa ciudad griega debiera definir nuestra acción de esta semana y siempre. El cristiano que no cree que su Maestro resucitó y subió al Cielo, y que tal como prometió está en el Pan y el Vino, y vuelve y actúa salvándonos en cada sacramento, lleva a cuestas una fe vana, vacía.

Se trata, pues, de vivir según lo que se nos ha predicado, y lo que decimos creer. Nuestra devoción y acción basadas en un Dios vivo se debe notar, traducido a una vida coherente con ese ideal.

Si creemos que Cristo está vivo, y desde su Vida Gloriosa sigue actuado en su Iglesia, no podemos andar ni tristes ni pesimistas ni derrotados, y mucho menos irradiando pesar y nubes grises a los demás.

Se trata de ser puntos de luz en medio de tanta oscuridad y tanto desastre actual, con y sin coronavirus.

La sociedad humana ha estado débil y debilitadora desde mucho antes. Ahora todo es más dramático, sí, pero desde hace años la situación de vida y crecimiento como criaturas de Dios ha estado en déficit.

Hoy, más que nunca, se exige de todos aquellos que se autodenominan ceristianos un testimonio de vida y resplandor, de alegría y fe recia.

La expresión más notoria de esa fe debe ser la esperanza, la alegría, la apertura hacia el hermano, y en estos tiempos de pandemia, la valentía y la disposición para servir sin egoísmo ni miedo.

Cristo ha resucitado, en verdad ha resucitado. Aleluya, Aleluya.

¡Ánimo!

Artículo anterior

La Luz Pascual

Siguiente artículo

La economía en el hogar en tiempos de cuarentena