ComunidadFamiliasalud

Quedarse en casa sin subir de peso es posible

Este 4 de abril se conmemoró el “Día Mundial del Combate de la Obesidad”, y uno de los flancos para combatir esta enfermedad, se puede desarrollar dentro del aislamiento que actualmente se está viviendo, para evitar sufrir y propagar el COVID-19.

“La cuarentena es un buen momento para plantearse perder peso y ganar así salud”, afirmó el Licenciado en Nutrición de la Caja de Seguro Social (CSS), José Ramiro López.

Admitió que, si el estado nutricional se encuentra en sobrepeso u obesidad, el sistema inmunitario se debilita al suprimir sus funciones y las infecciones virales pueden afectar más.

El Licenciado López resaltó el enunciado manifestado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que se menciona que la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y gastadas.

“En otras palabras, la obesidad y sobrepeso se deben a un aumento en la ingesta de alimentos con alto contenido calórico que son ricos en grasas y azúcares y, por otro lado, a un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización”, agregó.

El nutricionista recomendó durante este confinamiento, evitar o eliminar la ingesta de calorías provenientes de alimentos con alto contenido de grasas, entre los que se encuentran las frituras y azúcares simples.

 

Cuidar nuestra salud y la de nuestros seres queridos. 

Tratar de aumentar el consumo de frutas y vegetales incorporando tres meriendas al día.

El nutricionista José Ramiro López detalló que como fuente de proteínas se deben preferir las carnes blancas como pollo, pavo o pescados, en lugar de las carnes rojas, como sería el caso de la res o cerdo. El huevo y los lácteos, bajos en grasas, son otra buena fuente de proteínas.

El especialista exhorta que, al quedarnos por nuestro bien en casa, es fundamental el no estar tanto tiempo sentados o acostados. Impulsó la realización de ejercicios que deben ser en un periodo de 60 minutos diarios para los niños y jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos.

“Gracias a la tecnología se pueden buscar videos por internet o aplicaciones (app) en los teléfonos inteligentes, donde hay diversas rutinas de ejercicios”, dijo.  

El quedarse en casa no tiene que ser aburrido sino dinámico, combatiendo dos males: el nuevo coronavirus y la obesidad.

Artículo anterior

¿A qué “normalidad queremos volver”?

Siguiente artículo

El Covid-19, ¿castigo de Dios?