Diócesis

Quehacer pastoral en la Iglesia del Rosario… de lo presencial a lo virtua

Aunque hoy la pandemia impide la convivencia y se pide evitar el contacto, y solo salir cuando las razones sean de importancia y urgencia, la evangelización y la experiencia de iglesia deben continuar, por tal razón en muchas de las parroquias dentro de la Diócesis de Chitré se ha dado paso de lo presencial a lo virtual, en referencia a la evangelización y espiritualidad.

“Tal y como lo hizo Jesús mismo quien innovó y se acondicionó para predicar a las personas, la Parroquia Nuestra Señora del Rosario en Chitré no se ha detenido en su realización pastoral, abriendo posibilidades para no dejar de celebrar la fe, esperanza y caridad”, así lo expresó el Fray José Alexánder Quirós Tencio, OSA.

Emily nos comparte fotos de sus abuelas Leonidas y Elida.

Con la idea de poder seguir dándole vida y cumplimiento al plan pastoral del presente año, la parroquia organizó de forma virtual, la celebración de La familia (junio) y el Día de los Abuelos (julio). Por ello, para la realización de ambas actividades significativas se solicitó a la feligresía el envío de fotografías, videos, pensamientos y felicitaciones para poder conmemorar a las familias y la presencia de los abuelos.

Por su parte, la Dra. Miriam Carmela González Rivera, Integrante del EPAP (Equipo Parroquial de Animación Pastoral), nos narra su experiencia y señala que “este año, en medio de la crisis actual, la parroquia decidió de manera virtual unirnos más, para ello compartimos fotos, videos y anécdotas de nuestras familias y de nuestros abuelos, con el fin de resaltar lo que de verdad importa, la familia cristiana. De verdad, me siento feliz de haber sido parte de esta actividad y ruego a Dios nos unamos más como familia comunitaria y familia parroquial”.

Por otro lado, el Sr. Saturnino Centella, quien asiste a la parroquia Nuestra Señora del Rosario, señala que con respecto a la celebración del día de los abuelos (domingo 26 de julio), fue una actividad que “intenta rescatar valores que se están perdiendo en la familia y, a la vez, es un reconocimiento a la labor silenciosa que en muchos hogares realizan los abuelos”, también agrega el Sr. Saturnino que “ojalá y esto haya ayudado para que hijos y nietos valoren más la dedicación y sacrificio de los abuelos”.

Finalmente, la Sra. Betzy de Vega, agente de pastoral, expresa su alegría señalando que, “me sentí muy contenta y emocionada participando y pendiente de toda la actividad por los abuelos. Rendirles homenaje público, es una manera sencilla de agradecerles por todos sus sacrificios y amor desinteresado que brindan. Quiero agradecer a nuestros Sacerdotes por esta bella iniciativa y por su cercanía durante esta pandemia. No han dejado de acompañar a su feligresía, a través de ésta y otras actividades… Gracias de todo corazón”.

En definitiva, la presencia de la Iglesia no se puede silenciar y mucho menos dejar de innovar en el firme propósito de acompañar a la feligresía en este camino de esperanza, en medio de la pandemia actual. Por eso, es deber de la comunidad eclesial innovar, ser creativos, emprendedores y reinventar la forma y medios de evangelizar en medio del mundo.

Artículo anterior

San Pablo: “Llorar, pero no como los hombres que lloran sin esperanza”

Siguiente artículo

Por una sana convivencia con el paciente de Covid-19 en el hogar