Actualidad

“¿Quién soy yo para que me visite la Madre de mi Señor?” (Lc. 1, 39 – 45)

Ambientación y bienvenida

Tenemos presente a María que sale a visitar a su prima Isabel, también tenemos presente al Papa Francisco que con motivo de la JMJ 2019 nos visita, ambos discípulos de Jesucristo, misioneros de paz, justicia y de amor.

Así nos sentimos Iglesia, y escuchamos el llamado del Señor a salir diligentes al encuentro de aquellos que más necesitan, que esperan escuchar la Buena Nueva de Jesucristo, dejándonos guiar por María en este Adviento.

Hecho de Vida: Padres que sufren En 2004, dos jóvenes voluntarios respondieron a una invitación del Departamento de Educación Etíope, para enseñar moral y ética (basado en principios bíblicos) en las escuelas públicas.

Fueron invitados a enseñar en prisiones, negocios, departamentos de bombero y policía, y en un inmenso orfanato. Alrededor de 100 jóvenes que habían sido abandonados, abusados, y dejados a cargo de un programa del gobierno, estaban en este orfanato.

Durante el relato de la historia donde María y José no encontraron posada, los jóvenes y los trabajadores del orfanato estaban asombrados mientras escuchaban.

Luego siguiendo las instrucciones, los muchachos rasgaron papel y colocaron las tiras con mucho cuidado en el pesebre. Un bebé tipo muñeco fue cortado de una felpa color canela que habíamos traído.

Nos fijamos en un joven de nombre Markos, que había colocado otra figurilla junto al bebe, al preguntarle por qué?, nos sorprendió cuando dijo: pensé que no podía hacer nada por este niño, pero si lo mantengo caliente quizá sería bueno para Él, así que me metí en el pesebre, y pensé que así me podría quedar con Él para siempre y protegerlo igual que lo hago con los muchachos cuando trabajamos en el campo.

Escuchamos la Palabra de Dios

Filipenses (4, 4-7): ¡Estad siempre alegres en el Señor!

“La primera causa de nuestra alegría es la cercanía del Señor, que me acoge y me ama. En efecto, el encuentro con Jesús produce siempre una gran alegría interior. Es la alegría del encuentro con el Señor; es sentir el amor de Dios que puede transformar toda la existencia y traer la salvación” (Papa Benedicto XVI).

Preguntémonos

  1. ¿Qué piensas del asombro que mostraban los jóvenes cuando escuchaban el relato?
  2. ¿Cuál era la diferencia entre Markos y los otros jóvenes?
  3. ¿Qué actitudes de la Virgen María encuentras en este relato?
  4. ¿Qué necesitamos para empezar a caminar como la Virgen María?
  5. ¿Ya eres peregrino de la JMJ o familia de acogida?

Contemplación y canto:

El lema de la JMJ es “Hágase en mí según tu palabra”, esta preparación es la actitud del Adviento, viene Jesucristo en los hermanos y también en esta Navidad, viene en tu familia, en los vecinos, en los niños por nacer, en los peregrinos de la JMJ.

Jesús viene, pidámosle que nos ayude a estar preparados con alegría y dispuestos a ayudar. (Canto de fraternidad o Mariano).

Intercambiando ideas

La persona que está atenta es la que, vive en modo pleno y consciente, con una preocupación dirigida en primer lugar a los demás. Con esta actitud somos conscientes de las lágrimas y las necesidades del prójimo, y podemos captar también las capacidades y cualidades humanas y espirituales.

La persona atenta se dirige luego también al mundo, tratando de contrarrestar la indiferencia y la crueldad en él. Se trata de tener una mirada de comprensión para reconocer tanto las miserias y las pobrezas de los individuos y de la sociedad, como para re- conocer la riqueza escondida en las pequeñas cosas de cada día, precisamente allí donde el Señor nos ha colocado.

El modelo de esta actitud espiritual, de este modo de ser y de caminar pronto hacia los que te necesitan, es la Virgen María.

Una joven de pueblo, que lleva en su corazón toda la esperanza de Dios. En su vientre, la esperanza de Dios ha tomado carne, se ha hecho hombre: Jesucristo.

El Papa fue el primero en inscribirse como peregrino para venir a Panamá para la JMJ, él también camina por la senda de María.

Compromiso

  • Buscar siempre cómo ayudar a los que te rodean, siempre y en especial este Adviento.
  • Ser sencillos y humildes, no orgullosos.

•En tu parroquia están ocurriendo cambios, Jesús que viene provoca cambios, ora y colabora en tu Parroquia para acoger a todos los que quieren pa

Artículo anterior

¿Feria vocacional? ¿Qué es?

Siguiente artículo

Predicar incluso en el desierto