ComunidadJóvenes

Un regalo de caridad para Navidad

Ser jóvenes nos da la libertad de poder hacer muchas cosas a la vez. Saltamos, corremos, leemos, estamos en muchos grupos y aun así sacamos energía para estudiar e ir de fiesta.

Por eso, quiero invitarte a que esta Navidad saques tiempo, algo de dinero y un buen grupo de amigos para realizar una acción significativa de caridad con esa misma energía y amabilidad que ejecutas el resto de tus acciones pastorales de diciembre. Con un grupo de jóvenes, algunas donaciones o una cuota personal, organiza una fiesta navideña o recolecta juguetes, alimentos secos o lo que consideres necesario para organizar de buena fe y con mucho cariño un momento de unidad y paz para aquellos que más lo necesitan.

Hay muchas comunidades o hasta familias cercanas a tu propio hogar que no conocen la Navidad porque simplemente no tienen nada, y aunque Jesús es el verdadero centro de esta fiesta, es en torno a la llegada del Salvador que compartimos en familia y tenemos estos encuentros amenos donde reina la alegría y la unidad entre familiares y amigos. Por eso, comparte la dicha de la Navidad no sólo con tus más allegados y conocidos, sino con aquellos que no tienen nada.

Una sorpresa de Navidad traerá una sonrisa y un corazón alegre en esas personas y tú estarás brindado un regalo de generosidad que va desde el fondo de tu corazón. Seamos como Jesús, que vino a servir y no a ser servido y acojamos en estas fechas tan especiales el verdadero sentido de la Navidad: recibir a Jesús y ser más hermanos en la fe y en la caridad.

Artículo anterior

La experiencia de Dios en la etapa universitaria

Siguiente artículo

Homenaje al maestro Roque Cordero