DiócesisPanamá

Se construye un sueño de 27 comunidades parroquiales

Desde hace mucho tiempo la comunidad de la parroquia San Martín de Porres de El Espino en La Chorrera soñaba con un templo parroquial, digno, que estuviera a la altura de su gente, caracterizadas por ser personas fieles, humildes, que ponen toda su esperanza en Dios.

Su párroco, el sacerdote Julián Mari-no afirma con entusiasmo, que por fin iniciaron este anhelado proyecto. “Pronto tendremos la visita del Santo Padre y los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud, qué mejor oportunidad para mostrarles a los jóvenes del mundo, nuestra pujanza y nuestro progreso. Especialmente cuando uno de los patronos de la JMJ es el titular de nuestra Parroquia, cuya raíces de Madre chorrerana nos llenan de ilusión y de esperanza”.

Para el presbítero su parroquia se caracteriza por el compromiso que tienen para asumir el proceso de evangelización orientado al hermano más necesitado. “Visitan con el amor de Cristo a comunidades muy lejanas, dónde prácticamente sólo la Iglesia católica llega para avivar-les el sentido de esperanza y anunciarles el Kerigma que manifiesta el gran amor de Dios por el ser humano” manifestó.

“Iniciamos este anhelado sueño de construir el templo, pero esto implica aunar fuerzas para la gestión de los recursos económicos. Por eso reconociendo el valor del pueblo panameño, de su generosidad y amor a la Iglesia, queremos invitarles para que nos ayuden a logar que este sueño se haga realidad”, exhortó el sacerdote.

Las comunidades se organizaron para realizar una Rifa de un carro último modelo, que jugará el próximo 16 de Diciembre con el premio de la extraordinaria, por eso invitan a colaborar no sólo con su aporte material, sino ante todo con su ayuda espiritual: la oración. El costo del boleto es de 10 balboas

Artículo anterior

La agonía de los “sin patria”

Siguiente artículo

“Unidos por una Patria de todos y para todos”