DiócesisPanamá

Se salva histórico mural

Cuando los restauradores de la compañía portuguesa Dalmática iniciaron la restauración de la estructura trasera del retablo mayor de la Catedral Basílica Santa María La Antigua el pasado enero, notaron unas extrañas líneas amarillas y rojas en su pared de apoyo. ¡Cuál sería su sorpresa cuando descubrieron los restos de una antigua pintura mural de unos 20 metros de alto por 9 de ancho!

Los especialistas notificaron a Patrimonio Histórico, que a pesar de manifestar conocerlo no lo incluyó en las obras de restauración del templo. Sin embargo, el Comité Arquidiocesano Amigos Casco Antiguo (CAICA) logró gestionar el apoyo de un filántropo local para salvar este mural, el más antiguo que se conoce en Panamá.

Se estima que esta pintura decorativa rodeaba un retablo temporal que se usó previo al que actualmente se observa en el templo.   La pintura enmarcaba el retablo como una especie de “cortinaje”, y fue elaborada con pigmentos naturales y un revoco de cal que permitía que se fijaran en la pared. Sus imágenes inferiores son decorativas, mientras que las superiores son figurativas y de adoración.

Los restauradores portugueses se encuentran actualmente limpiando su gran superficie, eliminando el polvo y elementos ajenos como cemento, alambres, raíces de arboles y pinturas sobrepuestas. “La intención es preservar y consolidar lo que nos ha llegado, manteniendo su autenticidad histórica”- comentó Marlene Maia, encargada de comunicaciones de Dalmática.

Los restauradores trabajan bajo instrucciones de Joaquim Caetano, especialista con más de 40 años de experiencia en conservación de pinturas de este tipo. Caetano nos reveló que la pintura mural catedralicia “está en buenas condiciones. Al estar detrás del retablo y oculta a la vista, se salvó de ser destruida”.

El acceso a esta obra de arte es complejo. Para solventar esta situación, se está haciendo una fotogrametría del espacio que ocupa para que se tenga una imagen completa. De esta manera, los visitantes podrán observar esta increíble pintura mural que existe detrás del retablo mayor.

Artículo anterior

Emociones se funden, símbolos evocan paz y alegría

Siguiente artículo

“Yo no dejo mis raíces, ni dejo mis molas”