ComunidadJóvenes

Técnicas para aprovechar lo que el diálogo puede dar

Es cierto… no es fácil dialogar. Porque dialogar es un proceso de dos vías. No se trata de imponer mi criterio, mientras impido que el otro me imponga el suyo. Más bien es una práctica de reconocimiento mutuo, entendiendo que el otro y yo tenemos un mismo origen: Dios. 

Estrategia 

Por ello proponemos seguir el siguiente camino para un diálogo sano: 

1. Mi riqueza es mi propia personalidad: Soy un ser único, distinto e irrepetible. Pero también debo valorar la individualidad de los demás. 

2. Sinceridad. Somos sinceros, si no decimos lo contrario de lo que pensamos. No debemos emplear la palabra para
ocultar segundas intenciones. 

3. Hay que escuchar más y hablar menos. La persona dialoga siempre concede al otro mas oportunidades de expresar sus ideas.

4. Las actitudes defensivas (ponerse a discutir, sentirse atacado, gritar, defenderse, etc.) frente a las opiniones diferentes, con- vierten el diálogo en un diálogo de sordos. 

5. Nadie tiene la verdad absoluta. Nadie hay tan listo que lo sepa todo ni tan torpe que todo lo ignore. Es con el diálogo respetuoso que encontraremos la verdad. 

6. No condenar ni despreciar al que se equivoca, y seguir confiando en él. Nada acerca tanto, ni facilita tanto el diálogo como el reconocer los propios errores. 

7. Acogida y aceptación del otro sin condiciones ni reservas, tratando de descubrir en él algún punto positivo. 

8. Atento a la novedad. Con diálogo, siempre aprendemos algo sobre  el otro y sobre uno mismo.
9. Suavidad. Evitar actitudes y gestos que hagan pensar que avasallamos y queremos dominar.
10. Abierto. Un diálogo no tiene final. Debe quedar siempre abierto a nuevos encuentros.

Artículo anterior

Cuidado con lo que come, puede causarle alergia

Siguiente artículo

Cabar hasta el fondo y llegar a la verdad