CulturaVariedad

Transformación educativa: es una tarea que está pendiente

Hoy en día, todos coincidimos que la educación panameña requiere cambios profundos, estructurales, no cosméticos y requiere cambios profundos, estructurales, no cosméticos y permitir el acceso a una educación de calidad y excelencia a todos los niños y jóvenes panameños, sin importar raza, sexo ni posición social. Panamá ha tenido dos grandes reformas educativas en contextos históricos distintos: en 1946 a la luz de la Constituyente originaria, que dio origen a la ley general orgánica de educación (Ley 46) y la Reforma de los años 70’s en el marco del régimen militar que fue derogada por las movilizaciones de los propios educadores, con apoyo de sectores empresariales y de poder económico en nuestro país. Podemos tener diferentes visiones sobre la Reforma educativa de la década del 70, pero en lo que todos estamos de acuerdo es que esta reforma estaba ligada a un modelo de desarrollo de país de largo plazo y que fue una reforma impuesta de arriba, y que al derogarse, se regresó al modelo obsoleto anterior, desfasado de la realidad sin reemplazar esta derogada reforma, por un modelo educativo y pedagógico mejor que el que se derogó. Es decir, nuestro sistema educativo regresó a los contenidos, métodos, currículo diseñados en la década de los 40´s. Panamá ha transitado estos últimos 38 años sin una política educativa de Estado con visión de largo plazo.

Desde 1992 se han producido alrededor de 14 documentos diagnósticos con visiones y propuestas para convocar a la ciudadanía a un nuevo modelo educativo. Hemos tenido más de 19 ministros de Educación desde 1974.

Artículo anterior

Panamá tendrá réplica exacta de la capilla de las apariciones de Fátima

Siguiente artículo

Encuentro diocesano de misioneros despierta fuerza de la evangelización