ActualidadChitréDiócesis

Encuentro diocesano de misioneros despierta fuerza de la evangelización

Con el lema “Bautizados y enviados” del Mes Misionero Extraordinario, se llevó el Encuentro Diocesano de Misioneros, para despertar la fuerza que tiene para la Iglesia la tarea de evangelizar.

La Comisión Diocesana de Misión, bajo la guía del presbítero Nicanor Villarreal, organizó el encuentro al que asistieron 68 misioneros de la diócesis.

La parroquia San Miguel Arcángel de Monagrillo fue la sede. Los temas giraron en torno al Kerigma, y cada una de sus partes.

Los participantes provenían de las parroquias: San José de Pesé, San Atanasio de La Villa de Los Santos, San Juan Bautista de Macaracas, Santo Domingo de Guzmán de Parita, Nuestra Señora del Rosario de Chitré y Nuestra Señora de las Mercedes de La Arena.

Además estuvieron presentes, Fulvia Martínez de la Comisión Nacional de Animación Misionera (CoNAM) y el padre Nicanor Villarreal de la Obras Misionales Pontificias, y la presencia del Señor Obispo, Monseñor Rafael Valdivieso Miranda. La jornada cerró con la celebración de la Santa Eucaristía presidida por Mons. Valdivieso Miranda, concelebró el padre Nicanor Villarreal y contó con la animación del Ministerio de Música Inmaculada Concepción de María de la parroquia San Juan Bautista de Macaracas.

Viste tu parroquia de Misión

Para motivar esta jornada misionera se abrió el concurso en instagram “vestida de misión”, en la que se invita a todas las parroquias a decorar con globos, telas y mucha creatividad a sus parroquias. Se pide enviar las fotos al whatsapp 6622- 3429 hasta hoy domingo 20 de octubre.

Las mismas serán subidas al instagram de la diócesis, el lunes 21 de octubre, la foto que tenga más likes será la ganadora. Los organziadores advierten que en cada foto debe estar presente el logotio del Mes Extraordinario Misionero, bajo el lema “bautizados y enviados”, así como los colores de los cinco continentes: verde, rojo, blanco, azul y amarillo.

La parroquia que resulte ganadora se llevará un juego de casullas (blanco, verde, morado y rojo) y un misal romano.

Artículo anterior

Transformación educativa: es una tarea que está pendiente

Siguiente artículo

La esperanza dentro de la muerte