JMJ Panamá 2019Noticias

Tu familia puede dar acogida a peregrinos del mundo

A poco más de un año para abrir las puertas de nuestro país a miles de peregrinos del mundo que vivirán la experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud, el Comité Organizador Local sigue firme en su trabajo con el objetivo de que, como país sede, demos lo mejor en todos los sentidos y veamos en cada joven que llega, el rostro de Cristo.

Tal es el caso de la Comisión de Alojamiento, que no  baja los brazos en la búsqueda de más familias de acogida para los jóvenes que vendrán. Para ello, han realizado una serie de reuniones con los delegados por parroquias, pero también con los diferentes equipos que trabajan en ellas, en las diferentes Vicarías.

Miguel Cataño destacó que se ha conversado con los encargados sobre los avances y los pasos que siguen en cuanto al alojamiento de los peregrinos. “Lo que se busca es tener un mejor alcance con los equipos que están trabajando en las diferentes parroquias para poder darles información de primera mano”, dijo.

Agregó que han conversado sobre  las metas que se le han asignado a las parroquias en base a un cálculo aproximado que se les ha hecho sobre la cantidad de peregrinos que pudieran estar recibiendo.

Así mismo, han avanzado con la identificación de colegios, escuelas e instituciones que podrían servir como centros de catequesis y también para alojar a los muchachos.

“En eso las parroquias nos están ayudando mucho, para poder conocer el estado en el que están, su ubicación, las dimensiones y así tener un mayor conocimiento y saber para qué nos pueden servir”, recalcó Cataño.

También se les ha recordado a los diferentes equipos la importancia de ir recopilando información y el regresar a las casas que ya se han inscrito, para animarles a que aumenten la cantidad de peregrinos, insistiendo en que no se necesitan camas, sino espacios para que ellos puedan descansar.

Las reuniones han servido también para aclarar dudas y explicar la logística de la acogida a los peregrinos, lo que se va a realizar por parroquia.

“En los próximos meses se va a entregar un manual en donde se explica el esquema de acogida de los peregrinos, así como las respuestas que deben dar ante situaciones especiales que se pueden presentar dentro de las parroquias”, destacó.

Así mismo, señaló que se encuentran en el proceso de identificación de fondas y restaurantes que están cerca de las parroquias para poder llegarles y saber cómo pueden atender la demanda de peregrinos en cada área.

Por su parte, María Carolina Montequí, miembro de la comisión, asegura que aunque ha aumentado la cantidad de familias de acogida, se necesitan más, y que además, no hay una fecha tope para inscribirse como tal.

“Hemos llegado a la Vicaría del Carmen, de La Merced, la Asunción, y otras para mirar los avances y despejar dudas en cuanto a transporte, alimentación y otros temas que son las preocupaciones que por lo general tienen las familias”, destaca.

Exhorta a que se atrevan  a vivir esta experiencia, pues tanto el peregrino como la familia se llevan un bonito mensaje. “Una de las cosas fundamentales que interviene en la experiencia de JMJ es, precisamente, el compartir con la familia que recibe, intercambiando culturas y aprendizajes”.

Artículo anterior

Comunidad que nos da libertad

Siguiente artículo

Logre una autoridad positiva