DavidDiócesis

Un equipo de valientes jóvenes evangelizadores

En David, jóvenes decididos enfrentan retos. Han dado respuesta a inundaciones, asistido a migrantes, y atendido la conectividad digital en templos. Viven su fe apoyando la acción pastoral de la Iglesia diocesana.

Yoel E. González N.

A pesar de las dificultades de distanciamiento social, debido a la pandemia, la Pastoral Juvenil de la Diócesis de David, no ha dejado a un lado su compromiso con la juventud de esta región. Durante la pandemia han fortalecido su equipo y aprovechado todas las herramientas posibles para impulsar su misión en sus comunidades.

Un trabajo en equipo

Como cristianos han sabido asistir a las poblaciones que han sufrido de inundaciones. En el 2020, como un solo equipo, se movilizaron para reunir las donaciones, brindar atención y asistieron a quienes más lo necesitaban.

En el 2021, ante la presencia de migrantes en Los Planes de Gualaca, se unieron a las acciones humanitarias para quienes llegan a este lugar como punto de estadía previo a su migración hacia los Estados Unidos.

Para hacer posible su accionar pastoral reunieron donaciones de ropa, alimentos y demás enseres, que puedan requerir los migrantes que  permanecen larga temporada en este lugar.

Los jóvenes sobrepasaron el distanciamiento físico, las limitaciones para el acceso de internet y las plataformas digitales, inclusive las largas distancias no han sido barreras para que estos líderes juveniles, sean parte del quehacer de la pastoral de la diócesis.

DINÁMICA. Se suscitaron diversos encuentros para el esparcimiento.

Comunidades beneficiadas

Los grupos juveniles con mayor actividad durante este año son: Boquerón, Alanje, La Concepción, Puerto Armuelles, Gualaca, Tolé y la Juventud Franciscana. Cada comunidad ha sido impactada a través de las plataformas digitales, con las que han llevado el mensaje liberador del Evangelio.

En Boquerón, los jóvenes organizan mensualmente convivios y encuentros deportivos. Durante su festividad patronal a San Miguel Arcángel estuvieron a cargo de las actividades de la iglesia parroquial.

La juventud de Puerto Armuelles se organizó mediante un encuentro para tomar en cuenta la lluvia de ideas que les permitiera retomar su organización y con ello su camino pastoral.

Mientras tanto, la juventud misionera agustiniana en Tolé ha trabajado fuertemente en el acompañamiento pastoral de sus comunidades, realizando visitas y encuentros, principalmente en aquellas áreas misioneras más apartadas de la comarca.

SERVIR. Una tarea que todos brindan con alegría

Ventana digital

Desde hace 6 años, la pastoral ha realizado el programa Sin Límites, una ventana digital donde pueden compartir sobre el quehacer de la pastoral. Este programa también brinda el acompañamiento e informaciones dirigidas a los jóvenes.

El programa es dirigido por Irving Ríos Quirós, Raúl Almendares y el padre Rolando Smith, Asesor de la Pastoral Juvenil, allí comparten el Evangelio. El segmento del programa: ¿Qué está pasando? Está motivando la activa participación de los jóvenes, interesados en conocer del quehacer de la juventud en sus templos o comunidades.

Los jóvenes interesados en conocer más sobre este programa, pueden accesar a las plataformas de Spotify en Apple, Anchor y Google como Valentía Sin Límites.

TRIP. En las montañas el compartir llegó en misión.

Testimonios

“El apoyo a los grupos juveniles de nuestras comunidades es muy importante en este tiempo, para ayudarles a fortalecer su camino de fe y con ello el crecimiento de nuestra pastoral juvenil, sin olvidar su espiritualidad, animación y enfoque eclesial”, indicó Raúl Almendares.

Alexis Valdes, coordinador de la Comunidad Juvenil Agustiniana “Padre Moisés González” en Tolé, indicó que el proceso de transición de lo virtual a lo presencial ha sido difícil debido a la falta de acceso a la tecnología, y a las distancias físicas. “Aún así nos toca retomar la presencialidad para animar a los jóvenes, a pesar de las limitaciones”, afirmó.

Yilda Ramos, quien estudia Psicología en la Universidad Autonóma de Chiriquí, es asesora del grupo juvenil de Gualaca, comentó que este proceso vivido fue complicado.

Señaló que la idea de volver surge precisamente para lograr ese acompañamiento directo a cada joven, esa necesidad del contacto para reencontrarlos y darle continuidad a su caminar pastoral.

Cada grupo es apoyado por sus coordinadores de pastoral, a pesar de los límites, no hay barreras ni límites.

Sobre la animación de los jóvenes en este tiempo, Ramos explicó que fue muy importante lograr ese acercamiento, enfocarse en lo que representa la pastoral juvenil para que sientan esa energía de crecer espiritualmente, en la fe y adquirir nuevos conocimientos, como equipo a pesar de las dificultades.

La juventud se ha involucrado mucho en el quehacer pastoral, la gran mayoría se puso su vacuna (las 2 dosis), esto ha fortalecido la confianza para seguir brindando ese trabajo que los lleva a incorporarse a su iglesia.

Joshua Fonseca, coordinador del grupo juvenil de la misión juvenil Vicentina, dijo que animar a los jóvenes ha sido una tarea vital, esto dará frutos para todos. “Fue difícil al inicio de este año poder retomar la presencialidad, pero poco a poco se ha dado el reencuentro y los jóvenes están entusiasmados en dar su aporte  a la iglesia, con el acompañamiento de los que tenemos un caminar en esta pastoral”, acotó.

Es urgente poder lograr la atención de los grupos juveniles. Una tarea pendiente, que lleva a cabo el equipo de Gualaca, es lograr que las 33 comunidades de esta región tengan un grupo juvenil y se acerquen a la realidad que la diócesis lleva a cabo a nivel diocesano.

Artículo anterior

La misión está íntimamente ligada al amor de Cristo

Siguiente artículo

Papa Francisco: "Cristo nos ha liberado"