InicioUncategorized

La misión está íntimamente ligada al amor de Cristo

El Santo Padre en el Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones, tomado de los Hechos de los apóstoles, une la misión y la experiencia humana de la misericordia de Cristo.

Redacción

Con la memoria litúrgica de Santa Teresa de Lisieux, proclamada por el Papa Pio XI Patrona de las misiones a la par de San Francisco Javier, inicia el mes de octubre, Mes Misionero, en el que se celebrará la 95ª Jornada Mundial de las Misiones. El tema que ha escogido el Papa Francisco está tomado de los Hechos de los Apóstoles: «No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído» (Hch 4,20).

“El Santo Padre en el Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones del 2021, tomado de los Hechos de los apóstoles, une la misión y la experiencia humana de la misericordia de Cristo: quiere decirnos que no hay dicotomía ni separación entre lo que llamamos espiritualidad y el trabajo del apostolado”: así lo afirma, en entrevista con la Agencia Fides, el cardenal Luis Antonio Tagle, prefecto de la Congregación para la Evangelización de Pueblos.

LLAMADO. Ser ‘misioneros de la esperanza’, en un mundo atormentado.

Acto de gratitud

Espiritualidad – explica el cardenal – significa tener una profunda experiencia del amor misericordioso de Dios, que nos ha sido dado en Jesucristo. Jesús, con su amor por nosotros, se convirtió en uno de nosotros, nuestro hermano, el que abrazó nuestras debilidades, nuestros trabajos y nuestros sueños, nuestras alegrías y esperanzas, como dice Gaudium et Spes. Y, como recuerda el Papa Francisco, cuando una persona es amada, cuando experimenta ser amada, como sucedió con los apóstoles, no puede quedárselo para sí, sino que quiere compartirlo: es un hecho hermoso y precioso, y así se convierte en misión”.

El Prefecto prosigue: “La misión, por tanto, está íntimamente ligada al amor de Cristo. No es un trabajo, no es una obra humana, que a veces incluso se siente como una tarea pesada, como una carga. En cambio, es un puro acto de gratitud. Es una respuesta de gratitud por el amor recibido de Dios. Abrazados y envueltos por el amor de Dios, queremos compartir este amor especialmente con aquellos que no se sienten amados, que se sienten abandonados, rechazados, con los de las periferias existenciales. Los que hemos experimentado el amor de Dios, los que hemos escuchado y acogido el Evangelio del amor, lo compartimos con el prójimo, con el corazón rebosante de gratitud”.

Compromisos
  • OCTUBRE. Iniciativas de formación, oración y animación están en plena marcha en todo el mundo para preparar y celebrar la Jornada Mundial.
  • MENSAJE. Video de Obras Misionales Pontificias en el mundo da voz a miles de mujeres y hombres en misión en todo el mundo.
  • TAREA. Mientras el mundo atraviesa desafíos, la misión de Cristo continúa a través de los misioneros, dispuestos a consolar corazones

La compasión

Otro aspecto que el Papa Francisco toca en el mensaje es el de la compasión: “La compasión – observa el cardenal Tagle – es una de las formas de mostrar a la humanidad herida de hoy, en los tiempos difíciles que vivimos, el rostro del amor de Dios. Para anunciar el Evangelio hoy, el lenguaje entendido por la humanidad es el de la caridad y la compasión: es uno de los aspectos para compartir el amor de Dios. Muchas personas en todo el mundo ya eran frágiles, marginadas y vulnerables antes de la pandemia. Hoy su situación ha empeorado: por eso comunicar, con nuestra vida, la presencia y la compasión de Cristo les traerá consuelo y nueva esperanza.

El Papa nos llama en el mensaje a ser ‘misioneros de la esperanza’, en un mundo que tiene una gran necesidad de bondad, hospitalidad, misericordia y fraternidad. La misión es realizar cada acción de la vida con el espíritu de la Eucaristía, es vivir la vida como una Eucaristía, una vida de gratitud y acción de gracias a Dios. Y hacer todo en el nombre del Señor Jesucristo. Él es el mayor don que hemos recibido, y ese don da fruto: nosotros mismos somos fruto de su Espíritu y de su presencia, somos los que llevamos al mundo el don inestimable de su amor”.

COMPROMISO. Mientras el mundo atraviesa desafíos, la misión de Cristo continúa.

Los misioneros

Por último, el Prefecto de Propaganda Fide quiere recordar, en la conversación con Fides, el valor de la missio ad gentes y de quienes dan la vida por llevarla a cabo: “Los misioneros son aquellas personas que, para compartir el amor de Dios, dejan sus certezas, el consuelo de su vida y van a las periferias del mundo, entre los más pobres y desfavorecidos, entre los que sufren y los necesitados, testificando con sus vidas que Dios es amor, y que ama y se entrega a toda criatura.

Los misioneros son aquellos que, como los apóstoles, no pueden guardar para sí el amor que han experimentado: el Espíritu los empuja hasta los confines de la tierra para anunciarlo y dárselo a los que más lo necesitan, a los que sufren y están desesperados, a los que no le conocen y no han experimentado el inmenso amor de Cristo. Hoy, mientras el mundo entero atraviesa desafíos muy difíciles como el de la pandemia, la misión de Cristo continúa a través de cada uno de nosotros: donde están los más necesitados, también hay misioneros, dispuestos a consolar corazones heridos, en el nombre de Cristo Jesús”.

Obras Misionales Pontificias

FAMILIA. Desde el hogar se empieza inculcar el espíritu misionero.

Una nota de prensa de los Secretariados Internacionales de las Obras Misionales Pontificias (OMP), afirma: El hilo conductor del mensaje es el testimonio, cuyo tema está tomado de lo que el papa Francisco define como el «libro de cabecera de los discípulos misioneros».

“El arzobispo Giampietro Dal Toso, presidente de las Obras Misionales Pontificias (OMP) señala: «Celebrar cada año el Mes de las Misiones y la Jornada Mundial de las Misiones significa recordar que nuestra fe es siempre misionera. No podemos dejar de hablar de lo que hemos oído, visto y experimentado en nuestro encuentro con el Señor».

Nadie está excluido de la misericordia de Dios, y los misioneros, que comparten su vida con los fieles que les han sido confiados, lo recuerdan también en el video mensaje realizado en colaboración entre algunas direcciones nacionales de las Obras Misionales Pontificias en el mundo. El vídeo da voz a miles de mujeres y hombres en misión en todo el mundo: «Seguimos aquí y no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído».
Mientras tanto, iniciativas de formación, oración y animación están en plena marcha en todo el mundo para preparar y celebrar la Jornada Mundial de las Misiones, a pesar de que la pandemia sigue golpeando con fuerza en algunos países.

Artículo anterior

SABIOS PARA COMPARTIR

Siguiente artículo

Un equipo de valientes jóvenes evangelizadores