Variedad

Un grito a la conciencia humana

Francisco J. Espino González

Panamá no escapa a la realidad, sentimos el cambio climático, la disminución progresiva de nuestros bosques, provocado por la mano directa del hombre, y como dice el papa Francisco lo que hacemos con la Tierra lo estamos haciendo también con nuestros hermanos; cuando descuidamos o destrozamos la Tierra lo estamos haciendo igual con los más empobrecidos. 

Y la Encíclica, del Papa Francisco, Laudato Sí es un grito a la conciencia humana, que empieza reconociendo el daño a la naturaleza, al medio ambiente a la Creación de Dios.  Daño que hemos provocado a causa del uso irresponsable de los recursos del planeta y demás bienes naturales compartidos del abuso de los mismos.  Bienes que el Señor ha puesto en la tierra para administrarlos en buena forma.  

Sin embargo, hemos crecido pensando que somos o nos sentimos dueños o propietarios, dominadores de todos los recursos y especies que se encuentran en la tierra.  Siempre nos hemos creído estar autorizados a usurparla y despojarla,  cuando en realidad somos parte de la naturaleza compartimos de ella, en realidad nos toca administrarla, cuidarla y mantenerla siempre pensando en las futuras generaciones.

La encíclica toma en cuenta los aportes y reflexión de científicos, filósofos, teólogos y organizaciones sociales que reconocen que nuestras acciones han contribuido en mayor o menor medida a la desfiguración, destrucción de la diversidad biológica de la tierra. Existe el cambio climático, la contaminación del agua, suelos y aire.  Existen comportamientos y acciones que representan un crimen contra la naturaleza, y que no es más que un crimen contra nosotros mismos y contra Dios.

El Papa Francisco nos llama a la reflexión, a tomar acciones urgentes y necesarias de protección de nuestra casa común y buscar un desarrollo sostenible e integral para hacerle frente a su deterioro. Cuando les reconozco a los demás sus derechos, también estoy asumiendo al mismo tiempo sus obligaciones.  Agrega el Papa, que Dios, al realizar la creación lo hizo como un proyecto de amor y que la humanidad aún posee la capacidad de colaborar y asumir un compromiso.  El Papa Francisco, nos llama a una conversión ecológica; una vez se conoce a Dios, nada puede seguir como antes.  Es necesario conocer y comprender el mundo en que vivimos.  Como iglesia, constantemente, se observa la situación actual de la tierra nuestro mundo compartido y recomendar las formas de actuar teniendo en cuenta el mensaje de amor fraterno proclamado por Jesús.  

Panamá no escapa a la realidad, sentimos el cambio climático y nos afecta, reconocer la disminución progresiva de nuestros bosques, así como se su fauna la cual se ha visto conjuntamente disminuida.  La población necesita agua que escasea, mientras que los espacios y las infraestructuras no cesan de crecer a la par de las necesidades sociales.  La sociedad no llega a un consenso definitivo sobre la salud pública, nos basta que se retire de nuestro entorno los desechos que producimos, sin embargo estos no nos abandonan simplemente se trasladan.

Las enfermedades, nuevos virus, la falta de conciencia hacía el medio ambiente, el consumismo irresponsable, la desigualdad social, la pobreza; son por igual planteamientos urgentes, que se exige a consecuencia de gradación ambiental de nuestro planeta tierra.

Se hace necesario educar y crear conciencia de la importancia de cuidar nuestro planeta y una política que piense con visión amplia, que replanté de forma integral un diálogo interdisciplinario y económico que actué a razón de nuestra existencia en armonía con nuestro entorno natural.

Por todo, lo anteriormente expuesto, se hace necesaria la divulgación, de la Encíclica Laudato Si,… sobre el cuidado de nuestra casa común y actuar a favor del ambiente del cual formamos parte.    Feliz Día de la Tierra. 

Compromiso

***.- Para el 22 de abril de 2020, el día de la Tierra, se propone celebrarlo recomendando a un amigo que cambie de las lámparas incandescentes a las lámparas de bajo consumo.

***.- Otra idea es plantar un árbol. Enseñar a los niños a apreciar y a cuidar a la naturaleza. Y sobre la importancia de la biodiversidad. 

***.- Decir a esa persona que ha arrojado basura en la calle, que la levante y la tire en el contenedor de la basura, y  no utilicéis bolsas de plástico.

***.- Haz que todos los días sean el día de la Tierra. Comprometerse a cuidar a diario de tu planeta. Pequeñas acciones de todos juntos son las que dan pie a los grandes cambios.

Artículo anterior

La figura del catequista como pilar fundamental del proceso de catequesis.

Siguiente artículo

Una Ventana Entre La Vida Y La Biblia – El Canon Bíblico - ¡La Selección!