Actualidad

Una iglesia viva, que parte y reparte la semilla

Mileika Bernal

La misión de la iglesia católica en los tiempos de la Covid-19 ha sido en las calles, con los más vulnerables, con los que la crisis social, económica y de salubridad les ha quitado casi todo, menos la esperanza de que esto también pasará. 

El sacerdote Jorge Rivera Rodríguez, párroco de la Iglesia Inmaculada Concepción de La Chorrera, en estos meses divide su ministerio sacerdotal entre sus deberes como administrador de una parroquia, que tiene tantas capillas y en dedicar tiempo a gestionar todo lo que sea posible para llevar a las familias que más necesitan y no solo de ayuda, sino acompañamiento y enseñanzas.

DONACIÓN Entrega de semillas certificadas y preparadas a los hogares.

Nace un nuevo proyecto 

Desde hace meses, el padre Jorge tenía en su cabeza una idea, una inquietud. Desde el mes de marzo cuando se reportó la primera víctima del coronavirus en Panamá, y se comenzó a  vivir en el país una situación complicada para todos, la Iglesia Católica, como parte de su  misión, lleva alimentos a las familias de las comunidades donde están arraigadas las capillas que forman parte de la Parroquia, pero sentía que hacía falta una pieza en ese rompecabezas, comentó el cura.

Dijo que es importante llevar alimentos,  pero si esa actividad se combinaba con llevar semillas certificadas y preparadas a los hogares, la ayuda tenía un significado más profundo en la gente, pues recibes comida y puedes sembrar para cosechar.

Por ello, esta vez el sacerdote y su equipo de feligreses-voluntarios, quienes reparten bolsas alimentos, también se incluyó dos bolsitas con semilla de maíz y habichuelas, y los que las recibieron se mostraron contentos y se comprometieron.

El que siembra cosecha 

La maestra Marta Bernal, vive en el corregimiento de Playa Leona, en el distrito de La Chorrera. En este corregimiento está una de las capillas de la Parroquia Inmaculada Concepción y, por ende, allí hay una comunidad que se atiende desde lo espiritual, acompañamiento y la solidaridad con bolsas de comida, que se ha multiplicado, especialmente desde que comenzó la pandemia.

La maestra Marta fue la primera que recibió las semillas de maíz y habichuelas que llevó el padre Jorge. Ella se sintió feliz por las semillas y expresó que no solo hay que dar de comer y proveer de víveres, que es una iniciativa hermosa, pero que enseñar a sembrar, es muy importante porque aprendes a producir parte de lo que consumes, producto de tu trabajo, y causa una gran satisfacción personal.

Dijo que los alimentos son bien recibidos,  pero las semillas le  recordó unas sabias palabras “no des el pescado, enseña a pescar”, pero vista de la situación que se vive hay muchas familias sin ingresos y sin que comer y la Iglesia Inmaculada de La Chorrera propicia las dos cosas.

Con una amplia sonrisa, la maestra Marta aceptó el reto de sembrar con su familia la semilla certificada y se comprometió a cuidar los siembros.

SACERDOTE. Ha estado pendiente de los distintos etapas.

 

La misión

El sacerdote Jorge Rivera Rodríguez ha dividido el proyecto en etapas o procesos. El primero es entregar la semilla en cada casa, para que el que tiene donde sembrar lo aproveche. La segunda fase es usar espacios baldíos para sembrar, previo consentimiento de los dueños, con el fin de que allí el que necesite pueda cosechar y que a su vez se dedique a cuidar, y que se estrechen lazos de hermandad en la comunidad.

Otra fase es lograr, por ejemplo, que en las escuelas se utilicen los espacios libres y sembrar, también para compartir entre los parroquianos y así también se mantiene los predios de la escuela limpios.

Dentro de los planes también está darles a las familias diferentes semillas, con el objetivo que entre ellos se intercambien las cosechas, el que tiene maíz da al que no tiene y recibe de lo que no tiene.

Dijo el padre Jorge que se trata de volver a las buenas prácticas de las comunidades y la solidaridad, pues hay que sacar algo positivo a la crisis.

GERMINACIÓN. El cuidado de la semilla es vital..

Certificación de semilla 

Por su parte, el ingeniero agrónomo Santos Hidalgo, explicó que las semillas certificadas tienen muchos atributos, por ejemplo, que todo cultivo será exitoso en el cien por ciento.

Sostuvo que si se siembra dos granitos de maíz, hay plena seguridad que ambas van a nacer, que por ello se les llama certificadas. Se trata de semillas que han recibo pruebas por varios meses y tienen garantía de que van dar frutos.

El experto habló de sus ventajas, una de ellas es que la productividad, el rendimiento y la germinación  es cien por ciento, no hay riesgo que se pierda una semilla.

Añadió que estas semillas resisten a las plagas, al clima y la humedad, pues ha sido probada por varios meses.

Para que lo anote: Cómo debes plantar semillas paso a paso

Si te preguntas cuáles son los pasos que deberías seguir para conseguir tus plantas en casa desde cero, aquí tienes una guía completa sobre cómo plantar semillas. Toma nota y no te pierdas los detalles:

***.- Antes de plantar la semilla, tienes que conocer las condiciones que requiere la planta que crecerá. El clima, la temperatura, la humedad o la luminosidad, por ejemplo. 

***.- Hay varios tipos de semillas: directa, indirecta, orgánicas, etc. Para plantarla puedes utilizar una maceta para hacer de «semillero», y llénalo de sustrato antes de sembrar.

***.- Humedece la tierra e introduce las semillas. Escoge un drenaje que evite que las raíces se asfixien. Mantiene las semillas a temperatura adecuada para absorber el calor. 

***.- Para saber cómo plantar semillas, es básico seguir algunas recomendaciones. Por ejemplo, a la hora de sembrar, no entierres demasiado la semilla. Este es un error común.

***.- Procura que las semillas estén separadas las unas de las otras. En cada maceta puedes plantar dos o tres semillas, ya que tendrán espacio y crecerán bien.

***.- Para que las semillas reciban todos los nutrientes necesarios y se desarrollen bien, es importante fertilizarlas de vez en cuando. Los fertilizantes naturales son la mejor opción. 

***.- Antes de regar tus plantas, recuerda informarte de las necesidades de esa variedad en concreto. Para que las semillas germinen, hay que regar la planta de forma habitual. 

***.- Es importante conocer las características de cada planta. Una vez las semillas hayan germinado, las puedes trasplantar a otra maceta o a otro terreno. 

Artículo anterior

Septiembre, mes para exaltar la Biblia

Siguiente artículo

El maestro necesita contar con el papá y viceversa