Curso BíblicoEspiritualidad

Una ventana entre la vida y la Biblia – el género apocalíptico

El término apocalíptico proviene de la palabra griega apocalipsis, que significa “revelación”, “quitar el velo”, “desvelar / revelar”.  Es un género literario que busca dar a conocer el sentido de los acontecimientos presentes mirando hacia el futuro.

El género apocalíptico lo encontramos tanto en el Antiguo Testamento (Is 24-27, Za 9-14 y el libro de Daniel), como en el Nuevo Testamento ( Mt 24-25; Mc 13 y el libro del Apocalipsis).

La literatura apocalíptica surge en tiempos de crisis de identidad, de persecución religiosa y de opresión.  Por eso, el apocalipsis es un libro escrito para dar consuelo y esperanza al pueblo fiel y, al mismo tiempo, expresar el juicio de Dios sobre la historia, especialmente contra los dominadores.

Gran número de personas leen erróneamente el Libro del Apocalipsis como una guía para el final del mundo, porque desconocen que fue escrito en clave para el pueblo perseguido, de tal suerte que sólo los destinatarios lo comprendieran.  Es decir, su lenguaje es figurativo y mezcla lo irreal con la realidad.

La característica de los apocalipsis bíblicos es su marco narrativo, en el cual un ser humano recibe una visión revelatoria hecha por un ángel que lo lleva a un lugar celeste elevado para mostrarle o explicarle la visión.

Para acercarnos al libro del Apocalipsis, debemos, antes que nada, quitarnos el miedo; conocer y entender lo que estaban viviendo aquellos primeros cristianos por mantener su fidelidad a Jesús y, por último, entender algo de los símbolos o claves de apocalíptica.

Aunque el autor del libro ignora el final de los tiempos, de lo que sí está seguro es que Dios es fiel y seguirá siéndolo hasta el final de la historia.

ALGUNOS SIGNIFICADOS A CONSIDERAR

Sumario: Símbolos que nos impresionan más: ¿qué significan?

Siete candelabros:  Siete comunidades / universalidad de la Iglesia

Hijo de hombre:  Jesús, el Mesías

Túnica larga:  Sacerdocio

Cinturón de oro:  Realeza

Cabellos blancos:  Eternidad

Ojos como llama de fuego:  Ciencia divina

Pies de bronce:  Firmeza y estabilidad

Voz fuerte:  Majestad y poder

Estrellas en la mano:  Siete ángeles protectores

Espada que sale de su boca:  Palabra que tiene poder de Dios

Rostro como el sol:  Autoridad suprema

Juan como muerto a sus pies:  Situación de miedo, persecución y muerte 

Mano derecha de Jesús sobre Juan:  Presencia de Cristo, amigo y protector.

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL

“CHRISTUS VIVIT”

 (103-110)

HAY SALIDA

CONTENIDO: (175)

Las parroquias deben realizar con respeto y con seriedad un examen de su propia realidad juvenil, para poder discernir los caminos pastorales más adecuados.

El Papa nos recuerda la buena noticia que Jesús nos regaló la mañana de la Resurrección: que en todas las situaciones oscuras o dolorosas hay salida.  Es verdad que el mundo digital expone a los jóvenes al ensimismamiento, el aislamiento o al placer vacío, pero recordemos que en ese campo ellos son creativos y hasta geniales.

El Santo Padre usa de referente al joven Carlos Acutis, quien decía que, ante el adormecimiento de muchos jóvenes por las redes sociales, los canales de comunicación y la publicidad, hay que hacer uso de las mismas tecnologías para transmitir el Evangelio y los valores.

El Papa Francisco les dice a los jóvenes que no dejen que les roben la esperanza y la alegría, que los narcoticen para utilizarlos como esclavos de sus intereses.  Deben atreverse a ser más, porque su ser importa más que cualquier cosa:  pueden llegar a ser lo que Dios sabe que son. 


Lectio Divina

(Jn 3,16-18)

Leer:

Del diálogo nocturno entre Nicodemo, fariseo y magistrado judío y Jesús, extraemos las siguientes frases:

“Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crear en él no perezca, sino que tenga vida eterna.”

Porque Dios no ha enviado a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él.”

Meditar:

¿Qué significa para nosotros el amor de Jesús, precisamente en estos tiempos de muerte? ¿Cómo entendemos la condición de que sólo quien cree no será juzgado?

Queda claro que la iniciativa viene de Dios y nuestra respuesta es impulsada y guiada por el fuego del amor divino; amor que habita en nosotros, no para juzgarnos, sino para que tengamos vida eterna.

Orar:

Pidamos perdón, supliquemos y demos gracias a Dios…

Porque en la vida y en la muerte Tu eres Señor la luz que nos guía en la oscuridad.

Contemplar:

Busquemos honestamente la verdad de Dios en nuestras vidas. 


PARA REFLEXIONAR

Reflexiona en los siguientes temas:

Lee Apocalipsis 1,1-17 y descubre el significado de la simbología.

¿Orientas a niños y jóvenes en el uso y peligro de las redes sociales?

¿Como discípulo misionero, procuro enseñar la grandeza y la gracia de la luz divina que nos trajo el Hijo?

Artículo anterior

Valores Fundamentales de la Vida Social

Siguiente artículo

¿Cómo crecer profesionalmente en aislamiento?