Curso BíblicoEspiritualidad

Una ventana entre la vida y la Biblia: el género evangelio

Los cuatro relatos evangélicos son voces diferentes que dan un testimonio unánime.

En los escritos del Nuevo Testamento aparece con frecuencia la palabra “evangelio”.  Está presente setenta y seis veces.  El verbo “evangelizar” es también frecuente, aparece cincuenta y cuatro veces en el Nuevo Testamento.  La palabra “Evangelio” significa “Buena Noticia”, pero originalmente indicaba a la persona que traía buenas noticias.

El evangelio es la proclamación de la Buena Noticia sobre Jesús. Los cuatro evangelios son el testimonio de fe en Jesús de las primeras comunidades.  Ellas quisieron que ese testimonio sea Buena Noticia también para las futuras generaciones.

El género “evangelio” es como un manual de enseñanza de la fe redactado en forma de relato, fue creado por Marcos, al que luego le siguieron Mateo, Lucas y Juan.  Aunque en un principio estos relatos evangélicos fueron numerosos, el Nuevo Testamento ha recogido sólo cuatro.

La novedad de este género consiste en que el sujeto de los relatos está vivo y su presencia y sus palabras siguen resonando y actuando con su poder salvador, hoy en medio de la comunidad cristiana y del mundo entero.   El Evangelio, entonces, tiene que ver con la persona de Jesús, que hace triunfar la vida.  

En los evangelios no sólo encontramos narraciones sobre milagros realizados por Jesús, sino también las instrucciones a sus discípulos para que ellos hagan lo mismo que Él hace:  predicar que el Reino de Dios está cerca y hacer obras para sanar corporal y espiritualmente a las personas de toda enfermedad y dolencia.

La persona de Jesús, su mensaje y su obra son parte de la Buena Noticia.  Lo fue antes y lo es ahora.  El acercarnos a estos relatos que nos traen “buenas noticias” debería alimentar nuestro compromiso por la vida.

NOTA SECUNDARIA O EXPLICATIVA

TÍTULO: LA NOVEDAD DEL GÉNERO

En este género, la persona de Jesús es el punto de partida.  Dicho de otra manera, siguen siendo hasta el final de los tiempos, Palabra viva de Dios.

Por ejemplo Mt 11,2-6.  En este texto está presente el verbo “evangelizar o anunciar la Buena Nueva.  ¿En qué consiste esta Buena Nueva?  Según Mt 11,2 a Juan, que está encarcelado, le llama la atención la noticia sobre las obras de Jesús.  Parecen ser “buenas noticias”, porque se refieren a obras que está realizando Jesús a favor de los más pobres y enfermos.

SECCIÓN 2

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL

“CHRISTUS VIVIT”

 (81-85)

DESEOS, HERIDAS Y BÚSQUEDAS.

En nuestro tiempo, los avances de las ciencias inciden sobre la percepción del cuerpo, induciendo a la idea de que se puede modificar sin límite y pueden llevarnos a olvidar que la vida es un don.  Estos fenómenos constituyen un obstáculo para una maduración serena.

Los jóvenes reconocen que el cuerpo y la sexualidad tienen una importancia esencial para su vida y su identidad.  Sin embargo, en un mundo que enfatiza excesivamente la sexualidad, es dificil mantener una buena relación con el propio cuerpo y vivir serenamente las relaciones afectivas.

En los jóvenes están los golpes, los fracasos, los recuerdos tristes clavados en el alma.  Jesús se hace presente en esas cruces de los jóvenes, para ofrecerles su amistad y su compañía sanadora.

En algunos jóvenes reconocemos un deseo de Dios.  En otros, un deseo real de desarrollar las capacidades que hay en ellos para aportar algo al mundo.  Muchos de ellos desean tener una vida diferente.  La Iglesia quiere ser su instrumento en este camino hacia la restauración interior y la paz interior del corazón.

SECCIÓN 3

Lectio Divina

(Jn 14,1-12)

CONTENIDO: (167)

Leer: Jesús se despide de sus discípulos. Les anuncia que Él marcha adelante a fin de “preparar” un lugar para ellos en la casa del Padre.  Les recuerda que sólo por la fe se descubre la presencia del Hijo en el Padre y del Padre en el Hijo.

Frente a las dudas de los apóstoles, Jesús proclama que Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Meditar: El único medio para llegar al Padre es Jesucristo; Él es el Camino, la Verdad y la Vida.  Nadie va al Padre por sí solo.

Los discípulos están confundidos y no comprenden, pero Él les dice:  “no se les perturbe el corazón, crean en Dios y en mí”.

Frente a las inquietudes de la vida, ¿confiamos en su promesa de que estará con nosotros hasta el final de los tiempos?

Orar: Señor Jesús danos de tu Espíritu, para mantenernos fieles y poder llegar a la casa del Padre.  Amén.

Contemplar: Ayudar a otros a descubrir y amar a Jesús como Camino, Verdad y Vida.

SECCIÓN 4

PARA REFLEXIONAR

CONTENIDO:  (45)

Reflexiona en los siguientes temas:

¿Cuál es el aporte del género evangelio a mi fe?

¿Cómo le anuncio las “Buenas Noticias” a los demás?

¿Colaboro en mi comunidad para presentar a los jóvenes el mensaje de Jesús?

¿Tengo a Jesús como Camino, Verdad y Vida en mi vida?

Artículo anterior

Curas llevan sacramentos a enfermos de COVID-19

Siguiente artículo

Sin desesperación ante la situación que viven todos