Curso Bíblico

Una ventana entre la vida y la Biblia Lectura de círculos de vida – Biblia

La imagen de una vela que está al centro, entre la Biblia y la Vida, nos ayuda a entender cuál es el objetivo de este método de lectura bíblica:  valorar tanto la Vida como la Biblia en cuanto lugares en los que Dios habla a las personas.

La vida cotidiana, la realidad familiar, social, política o económica deben ser vistas, oídas, sentidas y transformadas desde la iluminación de la Palabra de Dios escrita.  Es decir, se da una mutua relación entre Vida y Biblia:  ambas se necesitan mutuamente.  Veamos sus pasos:

1)  Lectura del libro de la Vida:  se trata de mirar nuestra vida y en ella, los signos de los tiempos.  Puede ser que estemos confrontando problemas (hechos negativos) o alegrías (hechos positivos), el primer paso entonces, es tener una idea global de la situación, buscando responder:  ¿Cuál es exactamente el hecho (positivo o negativo)?  ¿Cuáles son sus causas o razones?  ¿Cómo nos afecta?  ¿Hay alguna experiencia previa semejante?

2)  Lectura de la Biblia:  una vez analizado el hecho de vida, recurrimos a la Biblia para descubrir el mensaje de Dios al respecto.  Y es que la Biblia es la Palabra de Dios que nos anima y nos ilumina para guiarnos como creyentes.

Para encontrar un texto oportuno, podemos revisar el índice temático que trae la Biblia o consultar un comentario o diccionario bíblico.

3)  Celebración:  leído el libro e iluminados por la Biblia, se pasa al momento de oración en el que, mediante símbolos o imágenes, se expresan a Dios las reflexiones hechas y los sentimientos manifestados.

4)  Compromiso:  nuestro compromiso no puede quedarse en palabras, tiene que concretarse en acción en beneficio de la familia o comunidad.

Celebración y compromiso

La celebración es el momento de encontrarnos con Dios y darle gracias por seguir revelándonos su amor; entonces le hacemos nuestras peticiones para que atienda nuestras necesidades.  También podemos usar cantos y oraciones.

Frente al hecho estudiado y a la invitación que descubrimos en la Palabra de Dios, es el momento de asumir un compromiso personal y comunitario, que sea concreto, palpable y evaluable.

Con este método valoramos la vida como palabra de Dios y procuramos que, a la luz de la Biblia, nuestra vida sea transformada según el proyecto de Dios.

SECCIÓN 2

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL

“CHRISTUS VIVIT”

 (168-174)

JÓVENES COMPROMETIDOS

Es verdad que a veces, frente a un mundo tan lleno de violencia y egoísmo, los jóvenes pueden correr el riesgo de encerrarse en pequeños grupos y privarse de los desafíos de la vida en sociedad, de un mundo amplio, desafiante y necesitado.

El Papa propone a los jóvenes ir más allá de los grupos de amigos y construir “la amistad social, buscar el bien común”.  La enemistad social destruye y una familia y el mundo se destruyen por la enemistad.  Hoy día vemos que el mundo se está destruyendo por la guerra, porque son incapaces de sentarse y hablar.

Hoy, gracias a Dios, los grupos de jóvenes en parroquias, colegios y grupos universitarios suelen acompañar ancianos y enfermos o visitan barrios pobres.  Ellos reconocen que en estas tareas es más lo que reciben que lo que dan, porque se aprende y se madura cuando tomamos contacto con el sufrimiento de los otros.

Siempre hay que renunciar a algo pero pensando en el bien de todos.  Así podremos alcanzar la magnífica experiencia de luchar juntos por algo común.

SECCIÓN 3

Lectio Divina

(Mt 16,13-20)

CONTENIDO: (167)

Leer:

Jesús y sus discípulos llegan a la región de Cesarea de Filipo, donde les hizo esta pregunta:  “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?”  Ellos dijeron:  “unos que Juan el Bautista, otros que Elías, Jeremías o uno de los profetas”.

Nuevamente les preguntó:  “Y vosotros, quien decís que soy yo?”  El texto nos narra entonces la respuesta de Pedro, una profesión de fe, que Jesús confirma.  Luego le asigna la misión de columna principal de la Iglesia.

Meditar:

Diferentes opiniones sobre Jesús, pero Él quiere conocer la nuestra, porque la interrogante sigue abierta en nuestros días.  ¿Cuál es la diferencia entre el modo humano de vivir el poder y el modo de Dios?  ¿Creo y confío en la misión que Jesús, el Señor, le entregó a Pedro y a cada uno de sus sucesores?

Orar: 

Jesús, te ruego por el Papa Francisco, para que sea semilla de unidad y esperanza para toda la humanidad.

Contemplar:

Orar siempre por la salud y misión del Papa.

SECCIÓN 4

PARA REFLEXIONAR

CONTENIDO:  (45)

Reflexiona en los siguientes temas:

Recuerda que con perseverancia y disciplina podemos corregir errores y mejorar nuestras reflexiones bíblicas.

¿Crees que este método tiene ventajas o desventajas con los otros ya explicados? ¿Por qué?

¿Cómo valoro la misión que cumple hoy el Papa Francisco?

Artículo anterior

Hogar Luisa se adapta a nuevas realidades

Siguiente artículo

Maduración de la fe en la vida adulta