CatequesisEspiritualidad

Una ventana entre la vida y la Biblia: Método de lectura de personajes

Entre los métodos de iniciación en la lectura de la Biblia está el de la lectura de personajes, que es ponerse en la piel de cada personaje para que el lector pueda identificarse con alguno.  Se llama así porque consiste en identificar a los personajes que intervienen en el relato y descubrir cuáles son sus palabras, sus acciones, sus actitudes, gestos y sentimientos.

Este método se usa en los textos que han sido escritos dentro del género de novela o de una obra de teatro, donde cada personaje juega un rol especifico.

Para usar este método se requiere una cierta preparación de los textos, porque no todos permiten la lectura de personajes.  Además, cada lector o lectora debe aportar una suficiente dosis de imaginación.  Veamos cuáles son los pasos a seguir:

  • Escoger un texto.  Buscar uno donde haya varios personajes y haya diálogos, tensión y movimiento;
  • Leer el texto y analizar los personajes.  Se hace una lectura pausada y atenta del relato, buscando responder a las siguientes preguntas:  ¿qué personajes aparecen en el relato? ¿Qué hace cada uno de ellos? ¿Qué dicen? ¿Qué sentimientos expresan? 
  • Descubrir el mensaje para hoy.  Primero buscamos la relación entre los personajes bíblicos y las personas de nuestro tiempo.  Segundo,  buscamos con cual personaje nos es posible identificarnos. Nos preguntamos:  ¿Con qué personaje me identifico¿ ¿Cuál es el mensaje que el relato quiere dejarnos para hoy? ¿A qué me compromete?
  • Compartir creativamente. Recrear o reinventar el relato para nuestro contexto de hoy en día.  
  • Sintetizar el mensaje.  Resumir en pocas palabras el mensaje del texto (se puede utilizar algún gráfico, alguna proyección, etc.).

También podemos realizar dramatizaciones que nos ayuden a recrear mejor los diferentes personajes y sus realidades.

Leer la Biblia desde nuestra realidad

La lectura de personajes busca hacer revivir el texto escrito con el fin de que el lector o lectora entre en la piel de los personajes y pueda identificarse positiva o negativamente con alguno de ellos.  

No hay que confundirlo con las simples “sociodramas” que sólo intentan reproducir el texto sin hacer el análisis de los personajes.

Algunas preguntas nos ayudan en el desarrollo de este método:  ¿Cuáles personajes aparecen en el texto? ¿Qué hacen? ¿Qué dicen? ¿Qué sienten?  ¿Con cuál de ellos nos identificamos y por qué?

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL

“CHRISTUS VIVIT”

 (163-167)

SENDAS DE FRATERNIDAD.

“Si quieres andar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, camina con los otros». No nos dejemos robar la fraternidad”. 

El desarrollo espiritual se expresa en ir creciendo en el amor fraterno, generoso y misericordioso. En ir creciendo en ese amor que sale de uno para unirse al otro, y juntos, los unos y los otros, buscar el bien de todos, porque el amor y la fe se viven mejor en la comunidad donde se respeta y reconoce la dignidad mutua.

Las heridas recibidas pueden llevar al aislamiento, acumulando rencores; por eso nunca dejemos de escuchar el llamado de Dios al perdón.  En este sentido, es vital distinguir al pecador de su pecado, para llegar a la verdadera reconciliación.

Dios ama la alegría de los jóvenes y los invita especialmente a esa alegría que se vive en fraternidad, a ese gozo superior del que sabe compartir.

La invitación es que el impulso de la juventud se convierta, cada día más, en la espontaneidad del amor fraterno, a reaccionar siempre con perdón, con generosidad y ganas de construir comunidad.

Lectio Divina

(Mt 15,21-28)

CONTENIDO: (167)

Leer:

Jesús va al territorio de Tiro y Sidón y le sale al paso una mujer cananea (pagana) que le pide su ayuda para liberar a su hija de un demonio que la atormentaba. 

Primero el silencio y luego la respuesta de Jesús mueve a confusión.  Pero en la serenidad de la respuesta de la cananea hay tanta fe, que suscita el milagro de Jesús que cura a su hija.

Meditar:

Con este texto, el evangelista nos habla de la universalidad de la misión de Jesús y de cómo la fe de esta mujer alcanzará a todos los que con limpio corazón acogerán la voluntad de Dios, a través de los siglos.

¿Participo y colaboro en la construcción del Reino, sin discriminar a nadie por su religión? ¿Tengo actitudes y palabras condenatorias contra las personas que tienen un credo religioso diferente al mío?

Orar:

 Señor mío, que nunca olvide que todos somos tus hijos.

Contemplar:

Vivir en paz y armonía con mis familiares y vecinos, sin importar su condición. 

SECCIÓN 4

PARA REFLEXIONAR

CONTENIDO:  (45)

Reflexiona en los siguientes temas:

¿Cuando lees la Biblia, analizas los personajes y te identificas con alguno?

¿Puedes ver relación entre alguno de ellos y tu?

¿Crees que solo los jóvenes deben perdonar y no guardar rencor?

¿Jesús solo vino para el pueblo judío?

Artículo anterior

“Vivir en cualquier estado de vida como Dios manda, implica compromiso”, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, OSA.

Siguiente artículo

Beneficios de los bancos de leche materna