Curso BíblicoEspiritualidad

VENTANA ENTRE LA VIDA Y LA BIBLIA – EL GÉNERO MÍTICO

Dios nos habla en las Sagradas Escrituras a través de hombres y a la manera humana.

El mito es uno de los géneros literarios que encontramos en la Biblia. Proviene de la palabra griega mythos, que significa leyenda, ficción, reflexión. El mito es una narración ficticia para dar alguna enseñanza, explicación o instrucción sobre realidades concretas y profundas que experimentamos los seres humanos.

El mito busca dar una explicación utilizando un lenguaje simbólico. Por ello, los mitos que encontramos en la Biblia no deben tomarse literalmente, sino ser interpretados para adentrarnos en la verdad profundas que contienen. 

En los relatos de la creación, los primeros once libros del Génesis, encontramos que son narraciones o relatos de sucesos fabulosos, ejemplos del género del mito.  Los mitos se trasmitían tanto por la tradición oral como la escrita. Y a veces podían tener una base histórica.

Como en un regalo, la envoltura no es lo que interesa, en los mitos es el pensamiento de Dios lo que está dentro, por ejemplo:

-Los siete días:  el número siete significa perfección, totalidad.  No indica la duración del proceso creador, sino que la creación de Dios es perfecta.

-Caos, confusión, oscuridad y aguas:  indica la situación negativa antes de la intervención creadora de Dios.

-Dios dijo:  esta frase se refiere al poder creador de la Palabra de Dios.

-El firmamento: pensado como una gran bóveda para dividir las aguas.

-Luceros:  son el sol y a la luna que en algunas culturas fueron divinizadas.  Aquí se afirma que son obras de la creación de Dios.

-Y vio Dios que era bueno:  indica que todo lo creado por Dios es bueno.

-Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza:  indica misión y proyecto; el ser humano está llamado a ser solidario, bondadoso, justo y creativo.

ENCONTREMOS EL MENSAJE DE FONDO

Conocer los géneros literarios nos sirve para entender el simbolismo que encierran los textos bíblicos.

En el primer relato de la Creación (Gn 1,1-4), descubrimos algunos símbolos y palabras especiales para hablar sobre la creación del mundo, de la vida y del ser humano:

“En el principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas”. 

Indica la situación negativa antes de la intervención de Dios, Espíritu y Creador, que pone orden y nos enseña que la creación de Dios es perfecta.

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL

“CHRISTUS VIVIT”

 (77-80)

ALGUNAS COSAS QUE LE PASAN A LOS JÓVENES (II)

Conocer los géneros literarios nos sirve para entender el simbolismo que encierran los textos bíblicos.

Hay muchos jóvenes inmersos en la cultura globalizada, sin referentes en la vida, desdeñando todo lo tradicional, familiar y cultural, donde los adultos tampoco cumplen su rol de transmisores y en cambio tratan de copiar a los jóvenes. 

La ayuda de los grupos de poder a favor de los jóvenes no es ninguna solución, porque llega condicionada en cuanto a la sexualidad, el matrimonio, la vida y la justicia social, colonización ideológica que daña especialmente a los jóvenes y contribuye a incentivar la cultura del descarte.

La cultura actual presenta un modelo de persona muy asociado a la imagen de lo joven.  Es bello quien aparenta juventud; los cuerpos jóvenes son constantemente usados en publicidad, etc.  Esto no es un elogio a los jóvenes y sólo significa que los adultos quieren robar la juventud para ellos.

Los jóvenes que pudieron abrirse camino en la vida porque les llegó la promesa divina: “felices los afligidos porque serán consolados” (Mt 5,5).  Ojalá siempre haya cerca de un joven sufriente quien pueda hacer resonar esas palabras con gestos, abrazos y ayudas concretas.

Lectio Divina (Jn 10,1-10)

Leer: El pastor de las ovejas entra por la puerta.  A este le abre el guardián para que entre; él llama a cada oveja por su nombre y las saca fuera del redil. Cuando han salido todas, se pone al frente de ellas y las ovejas lo siguen, pues conocen su voz. 

Les aseguro que yo soy la puerta por la que deben entrar las ovejas.  Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia. 

Meditar: Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.

Padre de buenas a primeras me cuestiono y te cuestiono: ¿qué clase de vida en abundancia me quieres dar?  Justo ahora y mientras doy vueltas y voy rumiando tu Palabra, encuentro sentimientos buenos en mí que antes no conocí. ¿De esto se trata Padre? Vivir atravesando tu puerta y siguiendo tu Palabra, para encontrarme que vivo mejor en ti. 

Orar: Dame Señor un corazón semejante al tuyo.

Contemplar: Fortalecer siempre mi amor en Tí.

PARA REFLEXIONAR

CONTENIDO:  (45)

Reflexiona en los siguientes temas:

¿Qué aprendimos del análisis sobre el relato de la Creación?

¿Por qué nuestros abuelos nos contaban mitos y leyendas?

¿Cómo orienta la Pastoral Juvenil de tu comunidad a los jóvenes?

¿Proclamas a Jesús como la “puerta” que nos lleva a la vida eterna?

Artículo anterior

Seamos capaces de dar la vida por las ovejas

Siguiente artículo

COVID-19: DOS HISTORIAS, UNA ANÉCDOTA Y UN CHISTE