DiócesisPanamá

Verdaderos misioneros de Jesús

Tal como lo ha pedido el Papa Francisco, salieron a las periferias para demostrar con alegría que viven a Cristo. Feligreses de distintas pastorales de la parroquia San Juan Apóstol acompañaron a los niños de la Infancia y Adolescencia Misionera en una animada caravana que recorrió Brisas del Golf y comunidades aledañas.

“Con estas actividades culminamos el Mes de las Misiones, con el santo rosario y la caravana quisimos reflejar en las comunidades que la Iglesia Católica está presente y que los esperamos con los brazos abiertos”, así lo afirmó Yarelis Rodríguez, coordinadora de la IAM de esta parroquia.

Señaló que octubre estuvo cargado de actividades; realizaron un retiro espiritual para niños, dirigido por ellos mismos en las instalaciones de la Academia Interamericana de Panamá, con la participación de 200 chiquillos. “Estamos enfocados en su formación, deseamos que sean capaces de expresarse delante de un público, que compartan su fe y amor por Jesús, “dijo.

Por su parte Diego Guzmán, secretario nacional de Infancia y Adolescencia Misionera, informó que están recorriendo el país para ir formando los secretariados diocesanos. “IAM es una de las cuatro Obras Misionales Pontificias, está activa en 80 parroquias del país. Cada una desde su realidad debe motivarse para que rememos en una misma dirección, con la pastoral de conjunto, ocupándonos en nuestra formación como animadores”, agregó.

En esta parroquia cuentan con 20 animadores para dirigir alrededor de 70 participantes, asisten todos los sábados a partir de las 10 de la mañana hasta las 12 del mediodía. Los dividen en dos grupos, el primero conformado por niños de 5 a 10 años de edad y el segundo grupo de 11 a 14 años.

Guzmán asegura que estos chicos se convierten en luces para sus hogares, “se hacen conscientes de que Dios cuenta también con ellos, Jesús les llamó en el momento del bautismo, por eso les invitamos a ser misioneros en sus familias principalmente”.

Artículo anterior

Gran riqueza histórica en Coclé

Siguiente artículo

Arzobispo, Hijo Meritorio de la capital