DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Vicariato en manos de la Virgen de Guadalupe

Los fieles católicos de la comunidad de Metetí, celebraron en días pasados su fiesta patronal en honor a Nuestra Señora de Guadalupe, advocación Mariana titular de la catedral y a la cual esta encomendado el vicariato apostólico de Darién.

Desde los primeros días de la novena se notó el entusiasmo en la comunidad y en el comité que organizó las distintas actividades religiosas. Para cada día de la novena se les invitó a los sacerdotes de las zonas misioneras más cercanas a que presidieran, con el objetivo de ir fomentando la comunión, pues esta fiesta patronal ya no es sólo de la comunidad,  sino de la catedral.

Según algunos fieles y agentes de pastoral, este año la participación de la comunidad fue notable, las distintas barriadas se hicieron presentes al igual que muchas instituciones que laboran en la comunidad de Metetí.

Como  en toda fiesta patronal, es tiempo de evangelización y de mucho trabajo pastoral de parte de los sacerdotes encargados,  que en comunión con el obispo,  Monseñor Pedro Hernández, presidieron la Eucaristía de la fiesta patronal, de confirmación  y primera comunión, sacramentos que se otorgaron gracias a las catequistas que desde hace muchos años realizan un trabajo misionero silencioso, y  se ha visto un buen resultado pues fue un grupo de niños y jóvenes quienes los  recibieron.

Hay que destacar que en los días previos a la fiesta, Monseñor  Pedro Hernández consagró a un buen grupo de niños que perseveran en la Infancia Misionera. Esto se ha logrado gracias a jóvenes que iniciaron su camino de fe y que vieron la necesidad de fortalecer la fe en los niños, así como   la identidad eclesial por medio de la Infancia Misionera.

Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona  de Darién, tiene un gran significado para la gente, pues esta región eclesiástica es en su mayoría indígena y la  evangelización siempre está iniciando.

Artículo anterior

La alegría de servir a los demás

Siguiente artículo

Fieles de Chiriquí viven con entusiasmo y alegría la llegada del recién nacido