DiócesisSantiago

Vida consagrada activa el bautismo

El Centro de Formación “Villa Nazareth”, reunió a los religiosos de esta diócesis para celebrar la jornada por la Vida Consagrada, con la participación de Monseñor José Dimas Cedeño Delgado, Arzobispo Emérito y fundador del Instituto de Vida Consagrada “Hermanas Servidoras Diocesanas de María Misionera”.

Celebrado el 2 de febrero este evento inició con un momento de oración, seguido por una reflexión dirigida por Monseñor José Dimas, quien en su intervención acotó que la vida consagrada es una manera de vivir la primera y verdadera consagración, es decir el sacramento del bautismo, por el cual vivimos o participamos del ministerio pascual, la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, y nos hace coherederos de la naturaleza divina.

Con la celebración eucarística, precedida por la bendición de las candelas y la procesión hacia la capilla, cada una de las comunidades religiosas hizo una renovación de votos de consagración según la fórmula de cada una.

Participaron de esta celebración las comunidades: Hermanas Servidoras de María Misionera, Hermanas Franciscanas Elizabetinas, Hermanas Misioneras Lauritas, Hermanas Dominicas de la Presentación, Hermanos Cruzados de San Juan Evangelista.

Finalmente, un laico y una religiosa expresaron su agradecimiento.

Artículo anterior

Rostros indígenas muestran riqueza milenaria cultural

Siguiente artículo

La vida sigue, hagan fructíferos los dones y talentos recibidos