DiócesisPenonomé

La vida sigue, hagan fructíferos los dones y talentos recibidos

Los jóvenes de La Pintada mediante un sencillo acto reconocieron la labor evangelizadora de su guía, Fray Benjamín Puac Puac, quien estuvo encargado de animar la pastoral juvenil y la organización de los días en las diócesis en la Parroquia Virgen de La Candelaria, en la cual por un año realizó estas tareas con alegría y entrega por el pueblo pintadeño.

Fray Martin Centeno, párroco, recalcó, que es una persona que ha acompañado la parroquia por un año y que será recordado y añorado por muchos. No exenta de emoción, la palabra del Párroco, remarcó el lado humano de quien ha dado una gran parte de su vida, experiencia y saber hacer a los moradores de la Pintada.

«Hoy el pueblo dice gracias de corazón a ese Fray abierto, afable y conversador, y que nos deja un legado a seguir», dijo Fray Martín.

Por su parte, Milagros Mendoza, líder juvenil, con la brevedad que le dejó la emoción que le embargaba, señaló que, este reconocimiento ha sido una sorpresa, para expresar su cariño a Fray Benjamín, pero que están concientes de que la vida sigue y harán fructíferos los dones y talentos que él les deja.

Entre tanto, Fray Benjamín confiesa que en este pueblo ha experimentado muchas veces, la belleza y la fuerza del Evangelio de Jesús que verdaderamente es capaz de cambiar la vida de las personas. “No se alejen, acerquense a otros jóvenes, compartan, encuéntrense con Dios, ese es el propósito de los grupos juveniles”, dijo.

Agregó que él mismo ha sentido el mismo gozo del que habla el profeta… “Dios, por gracia, me ha llamado a esta vocación en medio de su pueblo y me ha rodeado de ternura mediante los dones que me ha concedido, en las personas que me ha permitido encontrar, los acontecimientos que se han sucedido en mi vida religiosa, las tareas que se me han encomendado”.

“Esta exhuberante riqueza de vida y de gracia llenan hoy mi mente y se traduce en sentimientos de alabanza y de reconocimiento”, recalcó Fray Benjamín.

Concluida la celebración los participantes disfrutaron un pequeño brindis en fraternidad.

Artículo anterior

Vida consagrada activa el bautismo

Siguiente artículo

Pandillas y desempleo entre las causas de la migración