ComunidadEducación

Viviendo y haciendo patria

Este mes que Panamá cumple 117 años de vida republicana, exhortamos a todos a que revisemos cuál es nuestro ideal de patria.

Prof. Montgomery A. Johnson Mirones, ocds

Todos tenemos oportunidad de vivir y hacer patria, de forma pública y explícita, y otros de forma anónima y callada. Pero, ¿qué es la patria? Esta respuesta quizá tenga mayor acogida entre poetas, escritores y compositores que la explican de forma más bonita. En este espacio podría describir a la Patria como aquel lugar que te ha visto nacer o crecer, no solo te da una nacionalidad nativa o adoptiva, sino que uno siente lazos psicológicos y afectivos de vinculación de diversa índole a esa tierra y todo lo que ella representa.  Si un nombre nos da identidad personal, la patria nos da identidad internacional.

Esta se manifiesta de diferentes formas. Un panameño que ve su bandera ondear en el extranjero, o escuchar las notas de nuestro Himno Nacional en tierras lejanas, escuchar el nombre de nuestro país, o ver alguna marca comercial o personaje cultural, político, artístico o deportivo, y que de forma inexplicable sentimos orgullo y emoción.

Ser patriótico es demostrar ese amor a la patria, es más que un juramento que hacemos en los actos cívicos, y definitivamente más que “vestirnos” de bandera como si fuéramos una asta. No es patriota el que cuelga más banderas mal puestas, sino que hace uso correcto y legal de nuestros símbolos patrios y conoce su significado.  Los patriotas son los que cumplen las leyes y respeta las normas de tránsito, conocen y se interesan por nuestra historia, son trabajadores y estudiosos, no ensucian, se cuidan y cuidan los demás, los que se sacrifican por el bien del prójimo, el que emprende y no espera que hagan por él.  Y así, ¡muchas formas más!

El maestro hace patria desde su salón de clases. Como maestro, decido hacer patria en formar el futuro desde el aula que es mi trinchera. En la formación de la juventud está la clave de una sociedad panameña más correcta y justa, que nos haga más humanos y solidarios, dejando a un lado nuestros mezquinos intereses propios. Una juventud educada desde sus hogares en valores y principios, y que en la escuela los pongan en práctica y los ejerciten con pasión. Una juventud que deje atrás el “juega vivo”, mal llamado deporte que lo gana quien más rompe reglas o las tuerce a su ventaja. Juventud que se esmera en aprender, y que usa la educación como una llave. Esta no solo debe enfocarse para abrir oportunidades laborales, sino en abrir fuentes de conocimiento en diferentes modalidades. Conocer es poder.

Ser patriótico es demostrar amor a la patria, es más que un juramento que hacemos en los actos cívicos.

Hacer patria no solo se enseña desde la materia de Cívica, sino en todas, pero sobre todo con el testimonio de vida que los adultos les dan a los jóvenes. Así como en todo, los niños aprenden valores y costumbres, más por el ejemplo que por palabra. Una de las formas de hacer patria es trabajando por la formación de nuestros niños, y que estos se dediquen a aprender.  El adulto que no canta el himno, no puede esperar que lo haga un niño; el conductor que lleva su familia en su automóvil, y no se detiene cuando están izando la bandera en algún lugar público, les enseña a sus hijos que primero están sus intereses de llegar primero a su destino, y que lo enarbolan no es una bandera, sino una tela trepada en una asta.

Desde las Ciencias Sociales tenemos que hacer un esfuerzo para enseñarlas con pasión y devoción, no es solo cuestión de nombres, fechas y lugares. Sino personajes, momentos y sitios que nos da identidad nacional, y que, gracias a ellos, somos quienes somos hoy. Pero hacer patria, desde la escuela no es tarea exclusiva del profesor de Ciencias Sociales, sino la de toda la comunidad educativa. El de Ciencias Sociales la explica, pero todos tienen la obligación de ponerla en práctica y ser ejemplo de patriota para la juventud.

Este mes que Panamá cumple 117 años de vida republicana, y 199 de independencia del imperio español, exhortamos a todos a que revisemos cuál es nuestro ideal de Patria, trabajar por él, y sentar el ejemplo de lo que queremos que sea.

Artículo anterior

Una ventana entre la vida y la Biblia – las tribus y los jueces

Siguiente artículo

Día de la Iglesia Diocesana