Opinion LaicosVariedad

2021: Una Cuaresma virtual que alimentará nuestra fe

¿Por qué semivirtual?  Porque no todos pueden hacer presencia física en los templos debido a la pandemia que ha implantado restricciones para la bioseguridad de los ciudadanos.

Bernardina de Moreno

Como católicos, la gran mayoría sabe o conoce qué es la Cuaresma. Un tiempo de preparación penitencial para luego celebrar la gran fiesta Pascual, con la Resurrección de Cristo.

Este año no será igual. Pareciera que Dios, permite que la pandemia nos haga meditar y reflexionar con más profundidad su Pasión, Muerte y Resurrección, desde otro ángulo y perspectiva espiritual.

Dios nos da la oportunidad de vivir este tiempo litúrgico con profunda espiritualidad. Las circunstancias no deben impedir que cumplamos con nuestros compromisos en la práctica de nuestra fe cristiana.

Hoy más que nunca debemos hacer mucha penitencia para que Dios nos libre de esta pandemia que nos ha limitado la asistencia libre a nuestros templos.

Es necesario que tengamos claro que nada del contenido litúrgico de la Cuaresma será suprimido, por eso, y según nuestras posibilidades, asistimos al templo y aunque está impedido de hacerlo, que lo haga desde sus hogares.

Debemos participar en todo, la tecnología afortunadamente ofrece muchas maneras para ayudarnos a lograr este fin. Muchas parroquias nos ofrecen diariamente programas religiosos, a través de diferentes plataformas para alimentar nuestra fe, por eso, es de suponer que ahora en Cuaresma con mayor razón lo harán.

Prácticas de fe
  • Es un tiempo de preparación, oración y penitencia que empezó el Miércoles de Ceniza. Recuerda que la Cuaresma es un tiempo de abundantes gracias.
  • Si hay una persona en tu vida a la que le tengas inquina, resentimiento o incluso odio, entonces la Cuaresma es el momento más propicio para reconciliarse.
  • Hay que esforzarse en la Cuaresma para vivir estos días, a través de los ojos de María y con su Corazón Doloroso e Inmaculado. Haz el Vía Crucis.

Debemos organizar nuestro tiempo como si fuéramos a asistir al templo y los que no puedan ir, lo hagan de manera virtual, lógicamente no será igual, pero es una alternativa válida.

Acatemos el llamado de nuestras autoridades eclesiales y civiles respecto al tema de la bioseguridad, teniendo bien claro que estaremos limitados físicamente de asistir a muchos actos, pero esto no sea una excusa para no vivir este tiempo litúrgico con fe y devoción.

Lo que nos debe quedar claro es no perdernos ninguna práctica litúrgica religiosa, mientras tengamos en nuestro hogar un aparato que nos permita participar de las transmisiones virtuales desde los templos.

Dios ve y conoce nuestra intención, Él sabe qué quisiéramos hacer y no nos es permitido. Por tanto, respetemos las normas establecidas por las autoridades de salud, gústenos o no, somos personas responsables cumplidores de la Ley. Tal vez muchos hermanos flexibilicen sus compromisos y deberes religiosos en estas circunstancias que se dan, pero, Dios espera de nosotros una fidelidad hacia Él, a pesar de las limitaciones.

Todos tengamos el propósito de que esta Cuaresma sea la mejor de nuestra vida.

Podemos hacer todos los días el Vía Crucis que se reza mucho en Cuaresma por la plataforma de YouTube y muchas otras devociones, sin cargar la tableta o celular de muchas aplicaciones.

Todo es cuestión de tener recta intención con Dios, que a pesar de haber permitido esta pandemia jamás nos ha abandonado. Para muchos, está callado, para otros está trabajando en silencio y por eso debemos dar testimonio al mundo como católicos comprometidos con nuestra fe y no juzguemos a nadie, no nos corresponde hacerlo.

Artículo anterior

Saber llorar con los demás, esto es santidad

Siguiente artículo

El sacramento de la Reconciliación