Actualidadreportaje

25 de marzo, protejamos al niño no nacido

El miércoles 25 de marzo, los católicos del mundo celebrarán la fiesta de la Anunciación; ese día el Evangelio de Lucas nos recordará el pasaje cuando el Ángel Gabriel fue enviado por Dios para anunciar a la joven María de Nazaret que había sido es- cogida, como la madre del Redentor, “… y le pondrás por nombre Jesús” Lc. 1, 26-38. 

Aunque en Panamá, la celebración no esté declarada como decreto en ley, la Iglesia Católica desde el episcopado del Arzobispo José Dimas Cedeño se une a esta iniciativa promovida por el mismo San Juan Pablo II. 

El Vicario de Pastoral de la Arquidiócesis, el sacerdote Luis Núñez recuerda a los párrocos y a los laicos comprometidos que para el mes de marzo el Plan Pastoral tiene dispuesto realizar acciones significativas para defender con firmeza la vida, contra la cultura del descarte y el desprecio a la vida, a través de talleres dirigidos a toda la comunidad. 

El padre Núñez señala que en su parro- quia Santa Ana llevarán a cabo una caminata a favor de la vida. “El 25 de marzo caminaremos por la peatonal de Calidonia desde las 8:30 a.m., vestidos de blanco, llevaremos pancartas con mensajes en contra del aborto, enfocados en el lema que hemos elegido: ¡La vida es un don de Dios!” explicó. 

El domingo 29 de marzo, desde la 3 de la tarde habrá una sala de cine espiritual en su misma parroquia. “Se proyectará la película Unplanned” (“No planeado”), una cinta basada en una historia real de una joven abortista que participó en más de 22 mil abortos, se convirtió para luego ser una de la referentes pro-vida de Estados Unidos” reseñó. 

Medidas necesarias

 “Si matar significa destruir, suprimir o eliminar a alguien, no matar es, en cambio, cuidar, valorizar, incluir y perdonar a los demás”. En sintonía con este mensaje del Papa Francisco, el médico Fernando Briceño, miembro de la Comisión Arqui- diocesana de Pastoral Familiar, destaca la imperiosa necesidad de proteger a los be- bés para que lleguen sanos a su término. 

“La vida es el primer derecho humano, de allí partimos. Los bebés son el mañana de nuestra sociedad, por eso, desde que se tiene la sospecha clínica que una mujer en edad fértil está embarazada y la misma se confirma, se da la noticia a la madre e inicia una serie de intervenciones en pro de la salud de ella y del niño”, reiteró el galeno. 

Agregó que todas estas medidas buscan asegurar el buen desarrollo del mismo. Dios así lo dijo: “sed fecundos y multiplicaos; poblad en abundancia la tierra y multiplicaos en ella”, destacó Briceño. 

En el marco de la celebración del Día del Niño por Nacer, la Pastoral de Familia de la Arquidiócesis de Panamá, invita a la feligresía a la misa televisada que celebrarán el domingo 22 de marzo a las 8:00 a.m. en la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza. 

Proyecto de Ley 18 

Desde su aprobación en primer debate, el proyecto de Ley 18 ha causado polémica y opiniones encontradas. La propuesta presentada el año pasado por la diputada Corina Cano, vicepresidenta de la Comisión de Asuntos de la Mujer, la Niñez, la Juventud y la Familia, busca darle identidad a los bebés que fallecen en el vientre de la madre. 

La diputada ha manifestado “estar en deuda no solo con esos padres, sino también con esos niños que SÍ existieron y que seguirán existiendo en el corazón y el recuerdo de su familia”.
La Conferencia Episcopal Panameña apoyó la propuesta, afirmando que la ley ayudará a los progenitores a aliviar el dolor y hacer más llevadero el duelo por la pérdida de su hijo o hija.  

Señalaron que en el Código de la Familia esto es reconocido en el Artículo No. 484 que regula los derechos y garantías del menor, al definir al menor como: “todo ser humano desde su concepción hasta la edad de dieciocho (18) años. 

Diferentes organizaciones han expresado su rechazo al proyecto. La Sociedad Panameña de Obstetricia y Ginecología indica que dicho proyecto de Ley viola el ordenamiento jurídico, debilita y pone en riesgo el Código Civil, podría crear la duplicidad de datos del Registro Civil, entre otras aseveraciones. 

Artículo anterior

El “corona-miedo” en Panamá

Siguiente artículo

Agradecimiento del MFC al pastor