Colón – Kuna YalaDiócesis

a tradición y cultura del Cristo Negro en Semana Santa

En el marco de la celebración de Semana Santa, en la comunidad de Portobelo, región caracterizada por su gran religiosidad en los actos litúrgicos (celebraciones, procesiones, eucaristías, confesiones, religiosidad popular), se destaca la procesión del encuentro de Jesús Nazareno y su madre la Virgen María, bajo la advocación de la virgen Dolorosa.

Para la realización de esta procesión de encuentro se sigue una serie de pasos que logra darse con el debido esfuerzo de quienes comparten las tareas en esta comunidad.

Y es que la imagen del Cristo Negro de Portobelo, sale solo dos veces, en la fiesta solemne del 21 de octubre y en el Miércoles Santo, en ambas se le confeccionan los vestidos de entrada y salida,  elaborados cuidadosamente con cada uno de los detalles de quien lo ofrece como manda de algún milagro recibido.

La confección puede durar de 3 a 4 meses y son elaboradas por las modistas del Nazareno, así como también los cirios que decoran el anda confeccionada por las artesanas del pueblo, con bellos detalles, fauna y  flora, hechas con cera de abeja muy bien trabajadas, que pueden durar de 2 a 3 semanas en su elaboración.

El punto culmen de esta celebración se da en el momento en que la madre doliente recibe a su hijo en un choque de miradas en el parque central frente a la anti-gua aduana, donde se arma una tarima especial para la predicación de dicho encuentro,. En este momento hay un silencio que se apodera del lugar, junto con las lágrimas de muchos fieles que acuden con mucha reverencia.

Ahí se vive mucha devoción y recogimiento, y luego continúa la procesión durante cuatro horas aproximadas para llegar nueva-mente al templo  que se cierra hasta el día siguiente.

En Semana Santa, Portobelo se convierte en un centro de peregrinación popular visitado por gente de diversos lugares del país.

Artículo anterior

Tradiciones culturales fortalecen nuestra fe

Siguiente artículo

Delegados: La misión con alegría