DiócesisPanamá

Acompañamiento solidario y misión integral, metas del plan pastoral

Para profundizar sobre la necesidad que tiene la Iglesia de llevar adelante el plan pastoral arquidiocesano, se están realizando una serie de encuentros con los agentes, párrocos y sacerdotes, para crear mejores canales de comunicación que permitan la finalidad del plan que es llegar a ser una iglesia es-cuela de comunión abierta a todos.

Miembros de 51 parroquias participaron de este primer encuentro en el que además profundizaron en el valor de la solidaridad, mismo que fue propuesto para el próximo año 2019.

El padre Luis Núñez, responsable de la Vicaría de Pastoral, destaca que los objetivos planteados para este año 2018 con el valor de la fraternidad se han logrado bastante bien. Sin embargo quieren reflexionar y profundizar un poco más con el de la solidaridad porque a veces no se tiene claro su verdadero sentido.

“Hay que dejar claro que la solidaridad no es llevar comida o visitar a un enfermo, sino preocuparme porque mi hermano tenga lo necesario para vivir y que se den los espacios y procesos necesarios para que todos llevemos una vida digna”, dijo.

Agregó que aunque sabemos que es complejo lograr esto, desde la Iglesia se hace el acompañamiento solidario, no solo llevando la bolsa de comida, sino preocupándose con el entorno. “No es llevar solo lo material, es hacer proceso de acompañamiento, no en un día o en una hora, sino siempre y de manera integral”, resaltó.

En el encuentro hablaron también sobre la vocación personal a la santidad, de servir de manera particular, como sacerdote, religioso, como casados o solteros. Y concluyeron con el tema de la misión, recalcando la necesidad de que se llegue a no solo al entorno de la parroquia, sino a los sectores de las comunidades.

Hay que seguir trabajando

Aunque en algunas parroquias, los logros son visibles, hay otras que tal vez por des-conocimiento del plan, no han logrado integrarlo por completo.

“Hay comunidades parroquiales en las que todavía hace falta aplicar más el plan pastoral, hace falta que haya más acogida para poder entenderlo mejor”, señaló el padre.

Pero destacó que Sí hay resultados, pues en muchas otras, se está llevando adelante y a buen paso todo lo relacionado con el plan pastoral, sobre todo, con la acción significativa de cada mes, en la que se refuerza el valor propuesto para el año, impactando no solo a los parroquianos, sino al barrio en general.

“Esto ha creado una gran inquietud en muchas personas, porque inmediatamente comentan: ¡mira cómo salen a limpiar el barrio! ¡cómo visitan a los enfermos! Hay muchas parroquias que están haciendo vida estas acciones, y eso fortalece la fe de quienes estamos dentro de la Iglesia porque nos comprometemos más” .

El próximo fin de semana, el encuentro será en el área de San Miguelito, en la parroquia El Señor de los Milagros de Villa Lucre.

Artículo anterior

Tocados en lo profundo por el amor de Dios

Siguiente artículo

Dispuestos a recibir peregrinos