ChitréDiócesis

Acompañan al Nazareno en su Vía Crucis de amor

Contemplativa y fervorosa partió desde la catedral San Juan Bautista de Chitré, la tradicional procesión en honor a Jesús Nazareno, caminar que concluyó en su hogar, la parroquia Nuestra Señora de El Rosario, ubicada en la barriada del mismo nombre, el pasado 18 de marzo.

A lo largo de este recorrido, se meditó el Vía Crucis.  Las estaciones fueron ubicadas en casas del barrio de la Calle Abajo donde sus residentes con sencillez y cariño, adornaron las cruces.

Fray Agustín Arbaiza Hernández O.S.A párroco de Nuestra Señora de El Rosario nos relata que se celebraron las primeras procesiones a finales de la década de 1960,  siendo en esos años la barriada El Rosario una de las comunidades más humildes.

Indica que el objetivo que ha existido desde aquel entonces,es el acoger a los peregrinos que por motivos económicos no pudieron ir a La Atalaya, para que así pudieran vivir la devoción a Jesús de Nazaret.

“No es un Jesús distante, sino que se ha quedado  aquí, en El Rosario. No hay otro lugar donde se celebre en el siguiente domingo en el que se celebra en La Atalaya”, puntualizó el religioso.

Resalta que hubo procesión también durante los días de novenas y a juicio del presbítero estas manifestaciones nos muestran la fe que tiene la gente en  Jesús Nazareno quien se acerca al enfermo, al triste, al niño y a la madre soltera o abandonada, caminando en medio de esas realidades.

“La invitación sería a partir de este rostro sufriente de Jesús no a vivir una cuaresma entristecida, sino una cuaresma de un cristiano alegre que sabe que debe de pasar un momento difícil en su vida, para alegrarse con la resurrección.  Vivamos la cuaresma desde la alegría de saber que Cristo vive, y que se hace peregrino en medio de mis realidades”, finalizó.

Artículo anterior

Ejemplos de fe que transforman diariamente

Siguiente artículo

Festividad aglutina a cientos de fieles devotos