ChitréDiócesis

Agricultores y ganaderos elevan oraciones para que cese la sequía

Con la esperanza de que pronto lleguen las lluvias para aliviar la sequía que azota la región pariteña; decenas de personas se acercaron al histórico templo de Santo Domingo de Guzmán en Parita, para celebrar la eucaristía en honor a San Isidro Labrador, presidida por el padre Abel Velásquez, párroco de Parita.

A la concurrida celebración asistieron los distintos agricultores y ganaderos que devotamente cargaron la imagen de San Isidro labrador por las calles del pueblo pariteño, como lo dicta la tradición que se repite cada año para pedir por un año bendecido en el agro.

La devoción a San Isidro La-brador conserva ya varios siglos de celebrarse en Parita y guarda un sentimiento de respeto y alegría entre los lugareños, por la dedicación de cientos de fami-lias que dependen de las cose-chas del agro y de la ganadería.

Fiesta patronal en Portobelillo

En la comunidad de Portobelillo de Parita también se celebra la fiesta en honor a este santo español, concurrida por cientos de fieles que acuden a escuchar el mensaje de Dios en medio de la alegría de tan seguida festividad.

La celebración concluyó con la acostumbrada misa y la tradicional procesión que recorrió las calles de la comunidad.

Breves datos

San Isidro quedó huérfano muy pronto, así que el joven se empleó como peón de campo.

Sus compañeros muy envidiosos lo acusaron por “ausentismo” y abandono del trabajo. El patrón observó el campo y notó que sí era cierto que Isidro llegaba una hora más tarde que los otros pero que mientras Isidro oía misa, un personaje invisible (quizá un ángel) le guiaba sus bueyes y estos araban juiciosamente como si el propio campe-sino los estuviera dirigiendo.

Artículo anterior

Encuentros que unen a la familia

Siguiente artículo

Prelatura bocatoreña tiene esperanza en una juventud más comprometida