CulturaVariedad

Amazonia: en cuidados intensivos

Cerca de 79 mil incendios en la Amazonia, principalmente en Brasil, Bolivia e importantes áreas de Paraguay, han avanzado por semanas, quemando más de un millón de hectáreas de bosque tropical y arrasando territorios indígenas, muchos de los cuales habían sido invadidos legal o ilegalmente por la ganadería, la agricultura industrial y la minería.

Aproximadamente millón y medio de habitantes de comunidades indígenas ya están sufriendo los impactos de esta grave crisis que está devastando amplias regiones amazónicas, su fauna, flora y diversidad biológica única.

Una fuente periodística de mucho crédito ha trazado la ruta del fuego, que se expandió siguiendo el camino de las trasnacionales de ganadería y agronegocios. Se talan y queman bosques para abrir espacio a la soya transgénica de Bayer-Monsanto y a la cría de ganado para JBS, la mayor trasnacional de producción industrial de carnes a escala global, que tiene una trayectoria de diversas violaciones legales, entre otras, por comerciar ganado criado con la deforestación del Amazonas. Imágenes satelitales muestran un avance no visto desde la década de 1980 de la minería ilegal en territorios indígenas, que ha sido estimulada por el gobierno. El principal motor de la tragedia es la siembra de monocultivos y de pasturas para ganadería a gran escala y la deforestación.

Artículo anterior

Bautizados y enviados

Siguiente artículo

Brindaron un espacio seguro a los refugiados