Actualidad

Apostolado en memoria a San Juan Pablo II

El 22 de octubre próximo, la Iglesia Católica celebra a San Juan Pablo. Fecha memorable porque comenzaba su pontificado oficialmente con un: «¡No tengáis miedo!

Redacción

En honor a este recordado Papa San Juan Pablo II, se construyó una capilla que lleva su nombre. ¡no puede pasar inadvertida! Está ubicada en medio de uno de los centros comerciales más grandes de Panamá.

Se cumplió el anhelo de un grupo de personas que, cual hormiguitas, trabajan en equipo para cumplir con aquello que han convertido en un apostolado: mantener la capilla al  servicio de los fieles, es el denominado Apóstoles de Jesús y María (ApoJeMa).

Ellos en total obediencia a la Iglesia, oran cada día por la misión de los sacerdotes, confirma Mayra de Nicolau, fundadora; una mujer que al hablar denota su espiritualidad, la seguridad de sentirse protegida y querida por Jesús y María. Y lo mismo ocurre con sus hermanos de la asociación.

Capítulos nacionales e internacionales
  • ApoJeMa se considera una sola familia, reunida en grupos según el lugar donde ejercen su labor apostólica. Hay capítulos en las diferentes diócesis del interior y Arquidiócesis de Panamá.
  • En el ámbito internacional, hay 22 grupos en la Arquidiócesis de San José, Costa Rica; en la diócesis de San Isidro del General, cercana a la frontera con Panamá.
  • De igual manera, hay un capítulo en Roma, Italia, en la parroquia San Giuseppe de Cupertino, que es regentada por José Luis Cardenal Lacunza, OAR.

Apóstoles de Jesús y María es una asociación privada de fieles de derecho diocesano, que ora por los sacerdotes, religiosos, religiosas y vocaciones a la vida consagrada, cuyos miembros se comprometen a cumplir con la Eucaristía Dominical, la confesión mensual, visitas semanales al Santísimo Sacramento, oración personal diaria y oración en grupo cada siete días, en la cual se reza el Santo Rosario.

La capilla San Juan Pablo II, ubicada como está, en un centro comercial, es el lugar perfecto para antes o después de las compras, asistir a la Eucaristía, adorar al Santísimo o escuchar las catequesis de niños (ApoJeMa Kids) y adultos que allí se dictan, pero actualmente están suspendidas las actividades religiosas debido a la pandemia.

La capilla por dentro y por fuera

LUGAR SAGRADO. Conseva la reliquia del Santo.

REDACCIÓN. En la capilla San Pablo II, los fieles pueden observar de primera mano, al lado del altar, la reliquia de San Juan Pablo II, incrustada en el pecho de un busto hecho en su honor, tan perfecto que pareciera que ve al visitante desde cada ángulo en que se mueve.

Además, está la silla que utilizó para la misa campal en Albrook, cuando visitó a Panamá el 5 de marzo de 1983. Es un mueble de mucho significado, de madera sólida tapizada en piel. A su lado, está el Santísimo. También se observa una silla, toda de madera tallada, usada por él en otra de las misas que ofició aquel día. Se planea instalar allí un museo en su honor.

Una gran pintura de él, ataviado con una chaquira característica de los indígenas Ngä-be Buglé, domina la pared donde se coloca el coro. Afuera, a un costado, fue colocada la estatua del papa que otrora estaba en la isleta de la vía contigua al centro comercial y al aeropuer-to de Albrook.

Allí puede leerse una placa con un mensaje del papa santo dedicado a Pana-má: “Este país aparecerá en mi mente como una orquídea, vuestra flor nacional, llamada también Flor del Espíritu Santo”.

 

Artículo anterior

Estudiantes de medicina buscan expandir la fe en medio del dolor

Siguiente artículo

Misa crismal en Penonomé