DiócesisPenonomé

Misa crismal en Penonomé

FAMILIAS ESTÁN EN FORMACIÓN PERMANENTE A TRAVÉS DE EL ACOMPAÑAMIENTO DEL MOVIMIENTO FAMILIAR CRISTIANO (MFC). ESTE AÑO, EL MFC EN CHITRÉ PROPUSO CELEBRAR LA NOCHE FAMILIAR CON EL TEMA: “LA FAMILIA LUGAR DE PERDÓN Y RECON-CILIACIÓN”.

YOEL E. GONZÁLEZ N.

Monseñor Edgardo Cedeño Mu-ñoz, Obispo de Penonomé, pre-sidió la Misa Crismal a las 10:00 a.m. en la Catedral San Juan Bautista de Penonomé, junto al clero. También asistió el equipo de salud y equipo de medios de comunicación de la parroquia, siguiendo las medidas de bio-seguridad, sin la asistencia de feligreses.

Los Santos Óleos y el Santo Crisma fueron llevados al altar y presentados al Obispo por dos Jóvenes y un seminarista de la Diócesis, respectivamente, para su bendición. Ellos llevan esa fuerza del Espíritu Santo, que nos acompaña en nuestros sa-cramentos de vida cristiana e invitando a caminar con esperanza.

El Obispo, rodeado del Presbiterio, bendijo los Óleos y consagró el Santo Crisma.

Fue un encuentro especial para el obispo y sacerdotes de la diócesis, donde todos se con-gregaron al Santo Crisma reno-vando sus votos y promesas sa-cerdotales; misión a la que Dios les ha confiado y que hicieron el día de su ordenación sacerdotal.

Monseñor Cedeño explicó que esta celebración solemne, más que una tradición dentro de la iglesia se reviste de un lengua-je simbólico que nos recuerda el paso de nuestra vida a través de los sacramentos y nos invita a seguir en oración por nuestros sacerdotes.

“El lenguaje que no puede ca-llarse, es el de la esperanza, que no es pasiva, que es auténtica, que no es egoísta ni interesada, una esperanza creativa, gestora de vida, gestora de un gran mo-vimiento para compartir la fra-ternidad”, dijo Monseñor Cede-ño.

El obispo también dirigió un mensaje a sus hermanos sacer-dotes y los invitó a no ser “ánfo-ras vacías, sino llenas del espíri-tu del Señor, para ser auténticos evangelizadores y comprome-tidos con esa consagración que han asumido”.

baldo Quirós, y el Asesor de Pastoral Juvenil, padre Aquiles Sánchez coincideron que este ha sido un tiempo para hacer un alto en nuestra vida ajetrea-da, y exhortaron a la oración, a mantener esa comunicación con Dios.

Artículo anterior

Apostolado en memoria a San Juan Pablo II

Siguiente artículo

El Santo Rosario es Cristocéntrico