DiócesisPanamá

¡Aquí pertenezco!, por eso pido ser bautizado

Creer en la Santísima Trinidad, en la Encarnación, creer en la necesidad del bautismo, en la presencia real de Nuestro Señor Jesucristo con su Cuerpo, Sangre, Alma, y Divinidad en la Sagrada Eucaristía, ha sido todo un proceso profundo en el que solo Dios definió el tiempo y la manera de presentarse al joven Roger Santamaría Troya.

Este chiricano, nació en una familia donde predomina la religión cristiana evangélica. Teniendo hasta tíos pastores, era normal que él y sus dos hermanos desde chicos acompañaran a sus padres al culto.

Hace dos años Roger aplicó para obtener una beca con el IFAHRU con la que pudo estudiar italiano y servir en la Jornada Mundial de la Juventud 2019. “A los que somos egresados de la carrera de Turismo, nos dieron la oportunidad de capacitarnos en cualquiera de los idiomas oficiales y servir luego” manifestó.

“Conocí a las Hermanas y su carisma. Acá me encontré con el verdadero catolicismo” así lo asegura Roger, quien define este momento como el punto de partida de su conversión. Siendo aún evangélico, viaja a Roma. “En ese momento empecé a ver la Iglesia Católica desde otra perspectiva, es muy diferente

a Latinoamérica, me atrevo asegurar que nuestro continente sostiene muchísimo a la Iglesia con sus oraciones” afirmó.

Estando en Italia ganó otra beca para estudiar música en el conservatorio Giuseppe Verdi de Milán. “Acá Dios fue haciendo de las suyas, solo tenía conocimientos empírico; la música sacra me fue trasportando a otros niveles de espiritualidad” dijo.

Inolvidable momento Luego de su preparación Roger pidió ser bautizado y confirmado. El pasado domingo 20 de octubre en el marco del Centenario de la canonización de Santa Margarita María de Alacoque, Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá presidió la ceremonia y le confirió ambos sacramentos.

Artículo anterior

“Sigamos firmes en su legado de defender la familia”

Siguiente artículo

Solo hay un Escudo Nacional